Diciembre 21: Solsticio de invierno, Luna llena y una lluvia de meteoros

No volverá a ocurrir hasta 2094. Los amantes de observar el cielo no pueden pedir más en la noche más larga

La Luna vista desde la Estación Espacial Internacional.
La Luna vista desde la Estación Espacial Internacional.
Foto: NASA

El solsticio de invierno, que caerá el 21 de diciembre de 2018, marcará el día más corto del año y la Luna llena será visible ya esa noche, aunque el pico de la luna llena se producirá el 22 de diciembre a las 12:49 p.m. EST.

La próxima luna llena llamada Luna Fría o Luna de la Larga Noche en Norteamérica, y nos iluminará com su tradicional nombre lo indica, la noche más larga del año.  Sus nombres provienen de los nativos americanos, quienes marcaron la luna llena de diciembre como el comienzo de la parte más fría del año.

El solsticio de invierno marca un período de transición en el que los días comienzan a ser más largos en el hemisferio norte y más cortos en el hemisferio sur. La noche del solsticio de invierno será la más larga del año para el hemisferio norte. Esto se debe a que los polos de la Tierra crean una inclinación máxima lejos del Sol en el hemisferio norte y una inclinación máxima hacia el Sol en el hemisferio sur.

¿Con qué frecuencia coinciden estos eventos, donde el solsticio de invierno ocurre cuando hay luna llena?

La última vez que ocurrió fue en 2010, y el próximo evento no será hasta 2094.

El 21 de diciembre también se podrá ver a Mercurio y Júpiter en conjunto en el largo cielo nocturno. Además de todo esto, la lluvia de meteoros de las Ursidas tendrá un pico en las noches del 21 y 22 de diciembre, agregando sus centellas de fuego al cielo.

Las Úrsidas se pueden ver en cualquier lugar en el cielo, pero los observadores del hemisferio norte tienden a ver más meteoros porque los radiantes se encuentra cerca del polo norte celeste, en la constelación de la Osa Menor, que se mantiene por encima del horizonte durante toda la noche para los observadores del norte.

No te pierdas la oportunidad de admirar el cielo nocturno en este solsticio de invierno y deleitarte con la grandeza de la luna llena y la lluvia de meteoritos de las Ursidas, que ocurre precisamente en una de las constelaciones más conocidas y fáciles de localizar.

Y así saludar también el comienzo del invierno.

Con información de Forbes, NASA, Wikipedia y Space.com