Celebración de Fin de Año en Coney Island impulsa empleos

El evento cumple su quinto año y se convierte en importante fuente económica para negocios de la zona
Celebración de Fin de Año en Coney Island impulsa empleos
Trabajadores hispanos se preparan para la celebración de fin de año en Coney Island.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

En la esquina de la avenida Mermaid y la calle 15, en Coney Island, Brooklyn, Mary Cruz, camina de un extremo al otro sirviendo pernil y arroz con habichuelas. Faltan pocos días para la celebración de fin de año y Mi Candileja, uno de los pocos restaurantes latinos de la zona, se prepara para una festividad que mueve masas.

Para Cruz, será su tercera celebración de fin de año en suelo neoyorquino. Hace dos años llegó de República Dominicana y de inmediato encontró hogar y empleo en este extremo de Brooklyn, en parte, por el fácil acceso a la playa y por supuesto al malecón o Boardwalk, un pasadizo que la transporta a su natal Santo Domingo.

Mary Cruz en el restaurant Mi Candileja.
Trabajadores hispanos se preparan para la celebración de fin de año en Coney Island.

“El verano es lindo, como en mi país. Hay muchos clientes, se mueve mucho el negocio”, dijo Cruz. Al fondo, un noticiero en español anuncia las medidas de seguridad para el fin de año, e incluye su zona. “Aquí también van a hacer una fiesta grande”.

Y es que, a medida que la famosa Bola de Cristal de Año Nuevo descienda sobre Times Square, donde se estima se reúnan un millón de personas, además de millones en todo el país y más de mil millones en todo el mundo que siguen la transmisión por televisión, en Coney Island, sin embargo, la celebración tendrá un tinte familiar, que sin duda, será también un impulso económico para los negocios que sufren durante la época de invierno.

“Enero es el mes más flojo”, aseguró Anny Morillo. “Pero por eso esta época le sacamos provecho y ese día practicamente doblamos toda la producción de comida. Así estamos desde el 20 de diciembre”.

La celebración de Fin de Año, a la orilla de las playas de Coney Island, se ha convertido en una alternativa ideal para aquellos neoyorquinos que se rehúsan a pasar la celebración en el centro de Manhattan, donde las bajas temperaturas, la dificultad para acceder al baño y las multitudes, complican la noche.

En Coney Island, sin embargo, donde el ambiente familiar es primordial, la celebración es distinta. Comenzando a partir de las 9:00 pm, los asistentes a este evento gratuito pueden disfrutar del carrusel B&B, también de forma gratuita, así como demostrar su talento en medio de un Karaoke con micrófono abierto, y, por supuesto, bailar toda la noche con algunas de sus canciones favoritas de la banda house Priceless y DJ Dan.

Luego, justo antes de la medianoche, el mundialmente famoso Salto en Paracaídas de Coney Island comenzará la cuenta regresiva para el Año Nuevo. Cuando el reloj marque las 12:00 am, el horizonte se iluminará con colores vibrantes lanzados desde Steeplechase Plaza para una deslumbrante exhibición de fuegos artificiales de 10 minutos.

Hilario Santos, un dominicano de 49 años, que lleva 18 viviendo en la Gran Manzana, y 17 de ellos al frente de la cocina de este restaurante dominicano, como Chef jefe, el evento, impulsado por la Alianza por Coney Island, una asociación público-privada dedicada a continuar la revitalización de Coney Island durante todo el año, se ha convertido en una fuente de ingresos y de empleos para hispanos del área.

Chef Hilario Santos en el restaurant Mi Candileja.
Trabajadores hispanos se preparan para la celebración de fin de año en Coney Island.

“Normalmente aquí tenemos nuestros clientes habituales pero para estos días hacemos mucho Mangú, es lo que más se vende, al igual que el pernil”, indicó el dominicano. “Pero siempre hay gente que sale esos días y vende cosas a las afueras, para aprovechar que hay tanta gente visitando la zona, en medio de una época donde muy poca gente viene por el frío”.

Según Alexandra Silversmith, directora ejecutiva de Alianza por Coney Island, a diferencia de otros eventos de la víspera de Año Nuevo, esta celebración “es única”, ya que tiene a la Torre Eiffel de Brooklyn como punto focal.

Trabajadores hispanos se preparan para la celebración de fin de año en Coney Island.

“Estamos muy contentos de producir una vez más la celebración de la víspera de Año Nuevo para Coney Island y toda la ciudad de Nueva York”, dijo Silversmith. “Invitamos a todos los neoyorquinos a unirse a nosotros para la diversión irreprimible del Año Nuevo”.

Pese a que el parque de diversiones Luna Park, uno de los patrocinadores del evento, está cerrado hasta marzo de 2019, la noche de Año Nuevo abrirá sus puertas para que los visitantes puedan disfrutar del carrusel B&B.

“No hay mejor lugar para recibir en el Año Nuevo que Coney Island. Estamos orgullosos de ayudar a continuar esta tradición festiva”, dijo Alessandro Zamperla, presidente de Luna Park en Coney Island.

Para Eric Adams, presidente de Brooklyn, el evento es una oportunidad de empleo para muchos que están conectados con la Alianza. Tan solo en 2016, la organización, en asocio con Luna Park, el parque de atracciones Wonder Wheel de Deno, Nathan’s Famous, Applebee’s y Eldorado Bumper Cars & Arcade lograron que más de 800 personas pudieran conseguir empleos de medio o tiempo completo.

“Estoy tan orgulloso de que la celebración de la víspera de Año Nuevo se haya convertido en una tradición anual muy querida para los locales y los turistas por igual”, indicó el líder político. “Agradezco al liderazgo de Alliance for Coney Island al llevar esta celebración característica que lanzamos hace cinco años al siguiente nivel. ¡No hay nada que se compare con contar el fin de año con las luces del mundialmente famoso Parachute Jump, y luego disfrutar de los fuegos artificiales en la hermosa playa de nuestro paseo marítimo!”.

El evento:

  • ¿Qué? Celebración de Fin de Año
  • ¿Costo? Gratuito
  • ¿Dónde? Steeplechase Plaza & W. 19th Street, Coney Islan, Brooklyn
  • ¿Cuándo? 31 de diciembre a partir de las 9:00 pm