Jurado del juicio de “El Chapo” sorprende al pedir instrucciones sobre unanimidad en votación

Los 12 neoyorquinos también solicitaron revisar los testimonios de un agente de la DEA y un guardacostas
Jurado del juicio de “El Chapo” sorprende al pedir instrucciones sobre unanimidad en votación
Emma Coronel llegó y se retiró con sus guardaespaldas de la Corte Federal en Brooklyn.
Foto: EFE/Justin Lane

Hoy no hubo sonrisas ni abrazos en la mesa de la defensa de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, luego de que el jurado pidiera especificar la unanimidad de la votación para el primer cargo contra el presunto líder del Cártel de Sinaloa.

Los miembros del jurado comenzaron su deliberación de este lunes con la revisión de parte del testimonio de Juan Carlos Ramírez Abadía, alias “Chupeta”, particularmente el pasaje sobre las “Juanitas”, que era la forma en que el colombiano identificaba los cargamentos por mar de cocaína de Colombia a México, de donde el Cártel de Sinaloa lo enviaría a Estados Unidos. Durante su testimonio, “Chupeta” dijo que hubo al menos 10 envíos, de los cuales siete se concretaron entre 2003 y 2005.

Pasadas las 2.30 p.m., el grupo de neoyorquinos que decidirá el futuro del mexicano en los Estados Unidos tenían tres notas para el juez: una sobre el horario para retirarse, otra más sobre dos testimonios y una especificación sobre el voto unánime.

Fue la última la que desató polémica, incluso intervenciones de los fiscales federales y de la defensa del mexicano, en voz de William Purpura, ya que cuestionaron si las 27 violaciones deberían ser votadas por unanimidad. El jurado fue remitido al documento de instrucciones, donde se especifica que al menos tres deberían serlo.

“Para encontrar culpable al acusado, deben acordar unánimamente en al menos tres de las específicas violaciones”, indica el documento.

Purpura pidió que se especificara también el siguiente párrafo de la página 50 de las instrucciones, relacionado con las pruebas sobre el tráfico de drogas, ya que se señala que deberían ser contempladas en forma separada.

En el formulario se enumeran las supuestas violaciones a las leyes federales de drogas, presuntamente demostradas por el Gobierno, pero “debe considerar las pruebas por separado con respecto a cada una y emitir veredictos por separado sobre si el gobierno ha demostrado cada supuesta violación más allá de una duda razonable”.

Cuando el juez Brian Cogan leyó las instrucciones al jurado fue enfático sobre tomar decisiones basados en pruebas “más allá de la duda razonable”.

En el formulario de los 10 cargos, en el primero se especifica nuevamente la instrucción: “Responda la siguiente pregunta sólo si encuentra al acusado culpable de este cargo”.

Ahí no termina la guía para los jurados, ya que se insiste en que su decisión –positiva o negativa– debe ser “unánimamente más allá de la duda razonable” en tres o más violaciones o agravantes.

Cabe destacar que el primer cargo –por el que “El Chapo” alcanzaría cadena perpetua– contiene 27 violaciones, algunas de las cuales se integran en otros cargos en sí mismos, como explicó en su cierre de alegatos, la ayudante del fiscal Andrea Goldbarg.

El cargo uno es “Dirigir continuamente una empresa criminal” y las violaciones se dividen por grupos, por ejemplo, “Distribución Internacional de Cocaína con Cártel Norte del Valle”, donde se integran 12 de las agravantes con cantidades específicas en distintos años, entre 1993 y 2005.

El grupo dos es la “Distribución Internacional de Cocaína con la Organización de los Cifuentes-Villa”, que integra las violaciones de 13, 14 y 15 por hechos entre 2008 y 2009.

Al tercer grupo de agravantes (de la 16 a la 19) se tituló “Distribución Internacional de Cocaína con Otros Proveedores de América del Sur”, por hechos entre 2008 y 2014.

El grupo “Distribución de Cocaína, heroína y marihuana” incluye las violaciones de la 20 a la 26, por hechos entre 1990 a 2012.

La violación 27 es única: “Conspiración para Cometer Asesinatos”, entre enero de 1989 y septiembre de 2014. En este caso, los homicidios no necesariamente debieron cometerse, sino que la decisión puede estar basada en que haya pruebas suficientes sobre la planeación.

Aunque el jurado se encuentre revisando esas violaciones, no significa que no hayan avanzado en los otros nueve cargos, ya que, por ejemplo, la petición sobre el testimonio de Jesús “El Rey” Zambada toca al número dos, relacionado con la distribución de varias drogas, incluída “ice” o metanfetaminas.

También han pedido revisar los testimonios de Jorge y Alex CifuentesDámaso López Núñez, alias el “Licenciado”, y Vicente Zambada.

El jueves pasado, tras las peticiones de testimonios, la defensa y el propio Guzmán Loera lucían felices, pero no fue así en esta ocasión.

Emma Coronel llegó a la Corte Federal de Brooklyn poco antes del mediodía, ataviada con unos jean ajustados, una blusa blanca y un saco amarillo, ya que –dijo– para ella la primavera había llegado, aunque en Nueva York esta noche se espera una tormenta de nieve que continuará todo el día del martes.

Más testimonios

El jurado solicitó la revisión de más testimonios, en esta ocasión sobre el agente de la DEA, Scott Shoonover, y del guardacostas Cliffton Harrison, relacionados con la confiscación de droga en altamar y el procesamiento de la misma.

El juez ordenó que se leyera el testimonio de Shoonover, quien ha sido responsable de procesar e integrar como evidencia cargamento de droga en California, Nueva York y Florida, luego de llevarla a tierra y tomar muestras.

En sus reportes, el agente indica de dónde proviene el cargamento y a quién va dirigido. Habló de las embarcaciones Lina María, San José y Gatún, donde había 20 toneladas de cocaína –el más grande en la historia–, además de un submarino con 13,000 libras.

El testimonio de Harrison será entregado este martes al jurado para que continúen sus deliberaciones.