La gata fiel que todavía visita la casa de su amiga perra que murió de cáncer

Hace más de un año que la Samoyedo falleció y la felina continúa las visitas
La gata fiel que todavía visita la casa de su amiga perra que murió de cáncer
Baby Grey un día sólo apareció.
Foto: Unsplash

Un día simplemente apareció. Se presentó en la casa de la maestra Shea Belew Brennaman en Decatur, Alabama. Una gatita a rayas que no se sabe bien cómo se llama ni dónde vive, pero que llegó a ser la gran compañera de Gracie, la perra de la profesora.

Ante sus visitas diarias y la armonía con la que ambos animales compartían su tiempo, fue necesario ponerle un nombre a la felina visitante. La llamaron Baby Gray. Y la gatita es tan fiel que todavía visita la casa de su amiga perra, a pesar de que murió de cáncer hace más de un año.

La maestra Brennaman narró la historia para The Dodo: desde que Baby Gray apareció, gata y perra compartieron el espacio en el porche de la casa, pasaban las horas tumbadas juntas en el sol y hasta se dividían los tomates que la dueña de Gracie dejaba ahí para su mascota, pues era su comida favorita.

Llamaba la atención el nivel de entendimiento que tenían ambos animales de especies tan distintas, pero la profesora explica que Gracie era una perra muy amigable y maternal con otros animales, incluidos ardillas, conejos y halcones que se paseaban por el jardín. Sin embargo, la amistad que se desarrolló con la gatita era algo fuera de lo común.

Un buen día, Brennaman notó que Gracie estaba un poco decaída y extraña. Varias visitas al doctor, radiografías y pruebas médicas confirmaron la terrible noticia: la samoyedo sufría un linfoma, un tipo de cáncer muy agresivo. Sus días estaban contados.

Finalmente, Gracie sucumbió a la enfermedad poco menos de un mes después del diagnóstico y de su cumpleaños número 12, en noviembre de 2017. Pero la fiel Baby Grey no ha dejado de ir a buscarla.

Desde la muerte de su amiga, Baby Grey llega a la puerta de la casa varias veces a la semana y espera detrás del cristal donde Gracie solía reunirse con ella, olfateando y moviendo la cola. “No sé cuánto tiempo espera, a veces unos 20 minutos y luego se va al porche donde se sienta un rato antes de que finalmente se recueste y tome el sol”, narró la profesora.

Aunque a Brennaman no le gusta ver a la gatita sufrir, entiende que la relación entre Gracie y Baby Grey ha trascendido a la propia muerte. “Me rompe el corazón ver a Baby Grey buscando a Gracie todavía, pero al mismo tiempo me da mucha esperanza que estos dos animales tuvieran un vínculo tan fuerte”, agregó.