Buscan quitar el 50% de financiamiento a partidos políticos en México

La promotora de la iniciativa es de Tatiana Clouthier, ex coordinadora de campaña de AMLO
Buscan quitar el 50% de financiamiento a partidos políticos en México
Cámara de Diputados
Foto: Twitter

MÉXICO – La fracción del Moviento de Regeneración Nacional (Morena) en la Cámara de Diputados presentará una reforma constitucional con la que podrán bajar a la mitad el financiamiento a los partidos políticos.

La vicecoordinadora Tatiana Clouthier señaló que con esta propuesta se cumple el ofrecimiento de la presidenta de Morena, Yeidckol Polevnsky, de disminuir el gasto de los partidos políticos.

“Queremos llevar esto de la palabra a la acción, dejarlo plasmado en la ley y estamos solicitando una modificación al Artículo 41 constitucional en el que solicitamos que se reduzca al financiamiento a los partidos políticos en una mitad.

“En un 50 por ciento y esto no solamente porque es un clamor de la sociedad, sino porque es congruente con estas medidas republicanas y parte de lo que la sociedad ha demandado históricamente”, indicó Clouthier en conferencia de prensa.

Agregó que ahora los militantes podrán apoyar más a sus partidos y así habrá mayor vinculación entre ellos.

El objetivo, aseguró, es que los partidos puedan funcionar sin excesos y cumplan con su función democrática.

Clouthier negó que la propuesta pretenda desaparecer al resto de los partidos, sino evitar más excesos con los recursos públicos.

En tanto, Mario Delgado, coordinador de Morena, aseguró que el tema del financiamiento de los partidos estaba pendiente y ahora podría reducirse de 5 mil millones a 2 mil 500 millones el financiamiento anual y ordinario de los partidos.

“En la última elección cambió el paradigma de cómo se hace política en el País. Un partido que recién fundado creció de manera exponencial haciendo política sin dinero, lo que queremos es llevar a fondo las medidas de austeridad y los partidos no tienen por qué excluirse de estas medidas.

“Tenemos que cambiar la forma de hacer política, el fondo de esta iniciativa es que en nuestra democracia prevalezcan las ideas y quien resulte ganador sea por las propuestas de Gobierno y no por utilizar recursos públicos para tratar de cambiar la voluntad de la ciudadanía. Vamos a una democracia en serio, vamos a una democracia en donde los proyectos prevalezcan sobre el dinero, esa es una de las lecciones del primero de julio y ahora vamos a hacerla realidad”, indicó.

La propuesta plantea cambiar el factor de 65 por ciento por el de 32.5 por ciento del valor diario de la Unidad de Medida y Actualización (UMA) para calcular el monto a los partidos.

“El financiamiento público para el sostenimiento de sus actividades ordinarias permanentes (de los partidos políticos) se fijará anualmente multiplicando el número total de ciudadanos inscritos en el Padrón Electoral por el 32.5% del valor diario de la Unidad de Medida y Actualización. El 30 por ciento de la cantidad que resulte de acuerdo a lo señalado anteriormente, se distribuirá entre los partidos políticos en forma igualitaria y el 70 por ciento restante de acuerdo con el porcentaje de votos que hubieran obtenido en la elección de diputados inmediata anterior”, cita la propuesta con el cambio en el factor de la UMA.

La iniciativa de Morena indica que al reducir el multiplicador a la mitad permitiría disminuir el 50 por ciento del monto erogado a los partidos políticos sin provocar efectos adversos, como el aumento del abstencionismo electoral.

“La urgencia de esta medida puede constatarse en el número de iniciativas que se han presentado sobre el tema. Tan sólo en la última legislatura se presentaron 28 propuestas para afectar el régimen de financiamiento de los partidos”, se indica en el texto.

La última de las propuestas fue presentada en el Senado por una legisladora de Morena y fue avalada por el coordinador de la bancada.

“Actualmente se tiene un sistema de financiamiento partidista en el que las erogaciones a estos institutos políticos aumenta constantemente, pero esto no se traduce en una mayor confianza por parte de los ciudadanos a los partidos, en mayor participación ni en una democracia de mayor calidad”, se explica.