Mujer cobraba hasta $10,000 dólares por tramitar en USCIS visas exclusivas para artistas

Una vez con los permisos de ingreso a EEUU había cobros adicionales para extender la estadía

Mujer cobraba hasta $10,000 dólares por tramitar en USCIS visas exclusivas para artistas
Las visas eran legales, pero obtenidas bajo un esquema de fraude.
Foto: John Moore/Getty Images

En la Corte Federal de Brooklyn, Stella Boyadjian, operadora de una organización sin fines de lucro llamada Big Apple Music Awards Foundation Inc., con sede en Rego Park, Queens, Nueva York, se declaró culpable de conspiración, debido a que cobraba hasta $10,000 dólares por visas exclusivas para artistas.

La mujer está acusada de fraude de visas y robo de identidad agravado, según se reveló ante el juez Sanket J. Bulsara.

La Dirección de Detección de Fraude y Seguridad Nacional de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) ayudó en el caso, que fue una investigación conjunta de las divisiones de Investigación de Fraude Criminal e Investigación Criminal en el Extranjero del Servicio de Seguridad Diplomática.

El reporte indica que entre enero de 2013 y diciembre de 2014, Boyadjian y otras personas se involucraron en un esquema generalizado de fraude para traer ilegalmente a ciudadanos extranjeros a los Estados Unidos al reclamar fraudulentamente que eran miembros de grupos de artistas tradicionales armenios y, por lo tanto, estaban calificados Visas P-3 como artistas “culturalmente únicos”.

Los conspiradores pidieron por ese servicio hasta $10,000 dólares y prepararon y presentaron solicitudes de visa P-3 fraudulentas.

Los conspiradores compraron documentación fraudulenta para respaldar las solicitudes, incluidos certificados de baile falsos y sesiones fotográficas en las que los extranjeros llevaban trajes de baile armenios, para que parecieran músicos, cantantes e intérpretes armenios tradicionales.

Una vez que tuvieron éxito en los Estados Unidos, algunos beneficiarios de las visas P-3 pagaron tarifas adicionales a los conspiradores para obtener extensiones de sus estadías en los Estados Unidos.

Boyadjian enfrenta un máximo de 10 años de prisión por fraude de visa y una sentencia consecutiva adicional obligatoria de dos años de prisión por robo de identidad con agravantes.

El caso del gobierno está siendo procesado por el fiscal federal adjunto David Gopstein y el abogado litigante Sasha  Rutizer de la Sección de Derechos Humanos y Procesamiento Especial de la División de lo Penal.