Edificio Chrysler de Nueva York podría ser convertido en hotel de lujo

Edificio Chrysler de Nueva York podría ser convertido en hotel de lujo
Chrysler Building tiene 1,046 pies de altura
Foto: ARCHIVO EL DIARIO NY

El histórico rascacielos Chrysler Building, que acaba de ser vendido por aproximadamente una quinta parte de lo que se compró la última vez, podría pasar de ser una torre vieja de oficinas a un hotel moderno y de lujo.

La empresa “RFR Holding LLC” de Aby Rosen y la firma de bienes raíces austriaca “Signa Holding GmbH” acordaron la semana pasada comprar el rascacielos de 77 pisos cerca de Grand Central Terminal por $151 millones de dólares, mucho menos de los $800 millones que el Consejo de Inversiones de Abu Dabi pagó en 2008 por 90% del edificio. La venta no incluye el terreno, por el que habrá que pagar un alquiler anual.

Rosen dijo consideraría convertir la torre en un hotel, informó Bloomberg News.

El otro posible comprador, “RXR Realty” de Scott Rechler, también pensó abrir un hotel, entre otros usos, según una fuente anónima.

El Edificio Chrysler, completado en 1930 en estilo Art Deco, requerirá millones -entre 150 y 200- de dólares en mejoras, sin importar lo que los nuevos propietarios hagan con él.

Cuando se inauguró en 1930 fue el edificio más alto del mundo, pero sólo durante 11 meses, pues fue destronado por el Empire State Building.

Mantenerlo como un edificio de oficinas sería una propuesta arriesgada en un momento en que los inquilinos de Nueva York han estado prefiriendo nuevos rascacielos repletos de comodidades en Hudson Yards al oeste y en World Trade Center al sur.

“Es un magnífico edificio con vistas ininterrumpidas desde los pisos altos, pero el cambio de uso no está exento de problemas“, opinó Lawrence Wolfe, experto de “Newmark Knight Frank”.

Las grandes placas de piso preferidas por los inquilinos de oficinas pueden plantear desafíos de diseño cuando se convierten a otros usos, mientras que el vestíbulo emblemático podría dificultar la creación de una entrada exclusiva para los huéspedes del hotel.

También hay que sumar un arrendamiento del terreno cada vez más costoso. La tierra es propiedad de Cooper Union, que el año pasado elevó la tarifa anual de $7.75 millones a $32.5 millones de dólares. El alquiler aumentará nuevamente a $41 millones en 2028 y $55 millones en 2038.

La torre está perdiendo actualmente alrededor de $20 millones de dólares al año y suma alrededor de 400 mil pies cuadrados de espacio disponible y gastos operativos anuales de $15 millones. Su renta promedio está en el rango de $50 dólares por pie cuadrado, menos de la mitad de lo solicitada en Hudson Yards, el complejo urbano que está cambiando el paisaje en Midtown West.

“RXR Realty” es parte de un equipo que planea transformar el vecino Grand Hyatt New York, el hotel que lanzó la carrera de Donald Trump en bienes raíces en 1976. La idea es convertirlo en una nueva torre de 2 millones de pies cuadrados con oficinas, tiendas y habitaciones de hotel.

También cerca de allí se construye el gigantesco rascacielos One Vanderbilt.