Primera noche del festival de música Ultra termina con una caótica situación a la salida

Cerca de las 2 de la madrugada las más de 50,000 personas que habían asistido comenzaron a aglomerarse a la salida
Primera noche del festival de música Ultra termina con una caótica situación a la salida
Este año el festival se realiza en Virginia Key (Miami).
Foto: Antoni Belchi / EFE

Miles de personas que asistieron al primer día del popular festival de música Ultra, que este año se realiza en Virginia Key, vivieron una pesadilla al terminarse el evento: tuvieron que esperar horas por el transporte de regreso o caminar hasta siete millas.

De acuerdo a una nota del periódico Miami Herald, las autoridades de la ciudad y los organizadores del evento pudieron notar que se aproximaba un caos cuando cerca de las 2 a.m. las más de 50,000 personas que habían asistido comenzaron a aglomerarse a la salida para esperar por los autobuses que solo tenían capacidad para 55 ocupantes.

“No esperé dos horas en esta línea por nada. Esto es lo que sucede cuando no tienes transporte público”, dijo Esteban Araneda, quien viajó desde Chile y quedó varado durante horas al no saber hacia dónde se dirigían las demás personas.

Para la segunda jornada del festival, que tiene lugar este sábado, la coordinadora de relaciones con los medios de Ultra, Stephanie Bromfield, dijo que los organizadores se habían reunido con los funcionarios de la ciudad para mejorar el sistema de señales de tránsito en las zonas de recogida y habían preparado mejor a su personal para lidiar con una multitud que seguro estaba cansada sobre las 2 a.m.

“Espero que el plan se mejore mucho y que la ciudad no sufra más interrupciones que las experimentadas ayer y temprano esta mañana”, señaló el comisionado de Miami, Ken Russel.

Sin embargo, muchos asistentes -quienes tienen que pagar entre 300 y 400 dólares por un boleto- no se mostraron muy contentos con la primera noche de Ultra, que este año se realiza en Virginia Key después de que los residentes del downtown de Miami se quejaran por el caos de años anteriores en esa zona, donde se celebraba desde el 2012.

“Este es mi cuarto Ultra y probablemente el último”, dijo Linda Girón, una de las asistentes y quien presenció la estampida de personas que se acercaba a los buses y vehículos cuando aún estaban en movimiento.

David González, proveniente de la ciudad tejana de Houston, tras ver la larga fila que esperaba para abordar un autobús optó por salir caminado de la isla, ubicada en el sureste de Miami, y luego tomar un taxi hasta su hotel en South Beach, al que llegó una hora y media después, recoge el canal Local10, de acuerdo a la agencia de noticias EFE.

Pero para aquellos que lograron subirse a un autobús también hubo complicaciones. Kris Clinto, otro de los asistentes, denunció a través de Twitter que el transporte no tenía claro cuáles eran los puntos de recogida y entrega.

“Aunque nos subimos en el lugar, nuestro autobús se fue al lugar equivocado. Tuvimos la suerte de obtener un “Lo siento” por parte del personal “, aseguró.

Además de este inconveniente, los bomberos tuvieron que llegar al lugar para apagar un árbol cerca del reciento que se había incendiado. Las publicaciones en las plataformas sociales indicaban que había sido provocado por los fuegos artificiales, aunque las autoridades no lo confirmaron. Según Russel, debido a esto ya no se lanzarán fuegos artificiales en los días restantes.

Dale click a la estrella de Google News y síguenos