Lo que dijo el expresidente de Perú, Alan García, antes de dispararse en la cabeza: “Creo en la vida después de la muerte”

¿El exmandatario habría anunciado sus intentos de suicidio y nadie se percató?
Lo que dijo el expresidente de Perú, Alan García, antes de dispararse en la cabeza: “Creo en la vida después de la muerte”
Parte de las declaraciones de García han sido tomadas como un aviso de sus ideas suicidas.
Foto: (Captura / Twitter)

Pocas horas antes de que se disparara en la cabeza en medio de un proceso de detención en su contra y un allanamiento en su vivienda ligado al caso Odebrecht, el expresidente peruano Alan García dijo en una entrevista televisiva que “creía en la vida despues de la muerte”.

Parte de las declaraciones de García han sido tomadas como un aviso de las ideas suicidas que pasaban por su mente a horas de que se disparara, justo cuando agentes de la División de Investigación de delitos de Alta Complejidad llegaron a arrestarlo la mañana de este miércoles en su casa en Lima tras recibir un pedido de detención por un plazo de 10 días.

García, de 69 años y presidente de Perú durante dos periodos (1985-1990 y 2006-2011), falleció en el hospital Casimiro Ulloa de Lima como resultado del balazo.

“Es una situación fea y si la patria llega a convencerse de que tengo algo de qué pagar, pues es la patria… Así como la he servido y he hecho cosas por ella, yo no estoy aquí para refunfuñar y odiar. Confío en la historia. Soy cristiano. Creo en la vida después de la muerte. Creo tener tener un pequeño sitio en la historia del Perú”, dijo el aprista, en la entrevista con la cadena RPP anoche, poco antes de que se quitara la vida.

García argumentó que “no hay ninguna razón fáctica o hecho concreto” en las acusaciones en su contra que lo vinculen con delitos. “Todo es especulación, y con especulaciones no se priva a una persona de su libertad. Ni siquiera de manera preliminar”, planteó.

Sin embargo, lo anterior no evitó que las autoridades llegaran a su residencia con la orden.

Poco antes del disparo, el exmandatario le habría indicado a los oficiales que estaban en el exterior de su hogar que llamaría a su abogado.

Ricardo Pinedo, secretario de García, abundó públicamente sobre lo que pasó antes del disparo.

“Se hace la consulta sobre el pedido del fiscal para entrar por un allanamiento; se abre la puerta, ingresan y piden la presencia de Alan García. Este baja hasta el descanso de la escalera y el fiscal le indica que termine de bajar al primer piso porque tenía unas copias; ese es el término, “unas copias”, para iniciar un procedimiento. El presidente le pregunta ‘¿qué procedimiento quiere hacer conmigo?’ y (el agente) no quiere responder. Luego, lo invoca a que baje al primer piso, y es en ese momento donde el presidente ve todo ese movimiento extraño, por lo que sube al segundo piso e ingresa a su habitación”, relató.

García estaba siendo investigado por la Fiscalía peruana por los sobornos que la constructora Odebrecht pagó a altos funcionarios de su segundo Gobierno por la adjudicación para construir la Línea 1 del Metro de Lima.

Junto a García, también se ordenó la detención de Luis Nava, quien fuera el secretario presidencial,, y Miguel Atala, también colaborador del expresidente. Ambos son señalados como sus testaferros.