Defensores abogan por fondos para impulsar el conteo justo de comunidad inmigrante

 Coalición exige al Estado y a la Ciudad de Nueva York recursos adicionales para campaña de divulgación del Censo 2020

NUEVA YORK.- Líderes de una amplia coalición de organizaciones de base comunitaria y funcionarios elegidos insistieron este martes sobre la importancia de que el Censo 2020 haga un conteo preciso en el estado de Nueva York, al tiempo que instaron tanto al gobernador Andrew Cuomo, como al alcalde Bill de Blasio, a que garanticen los fondos para la campaña de divulgación del conteo, con miras a que los inmigrantes no sean excluidos.

Concentrados ante las escalinatas de la Alcaldía, los defensores instaron al gobernador que invierta $ 20 millones adicionales y el alcalde $ 40 millones, necesarios para cubrir los esfuerzos de divulgación para viabilizar que todas las comunidades sean incluidas en el Censo 2020.

Como se conoce, en el presupuesto estatal para el año fiscal 2019-20, el gobernador y la Legislatura aprobaron una inversión de $ 20 millones, esto es, solo la mitad de la cantidad que los expertos determinaron necesaria para promover que se realice un conteo preciso en el próximo Censo.

La manifestación en Nueva York se desarrolló mientras paralelamente en Washington, la Corte Suprema cumplía una audiencia para escuchar los argumentos en el caso ‘Departamento de Comercio v. Estado de Nueva York y otros’, para determinar si es procedente que la Administración de Trump, puede incluir una pregunta sobre ciudadanía en el Censo de 2020.

Durante la rueda que ofrecieron los activistas y funcionarios se hizo énfasis en que, la pregunta sobre la ciudadanía que promueve el presidente, es una verdadera amenaza por cuanto significaría para Nueva York, la pérdida de dos escaños en el Congreso y miles de millones de dólares en ingresos federales.

El concejal Carlos Menchaca, presidente del Comité de Inmigración del Concejo declaró que independientemente de lo que decida la Corte Suprema sobre la pregunta de la ciudadanía, el impacto de esta propuesta ya se está notando en todo el país, especialmente en la ciudad de Nueva York.

“Después de un año hablando sobre lo dañina que sería esta pregunta y dos años de redadas de ICE, separaciones familiares y deportaciones intensas, necesitamos una sólida operación para contar a los neoyorquinos. Todo lo que necesitamos son los fondos. Estoy pidiendo a la Ciudad y al Estado que inviertan lo máximo posible para garantizar que obtengamos este derecho”, dijo Menchaca, quien es además, copresidente del Grupo de Trabajo del Censo 2020 del Concejo.

El gobernador Cuomo y el alcalde De Blasio deben asignar más fondos para garantizar un recuento justo y exacto de todos los residentes de Nueva York, coincidieron los defensores.

“California ya ha asignado más de $ 100 millones para la divulgación del Censo, como un medio para salvaguardar su parte de los fondos federales y el poder político. Es por eso que la New York Counts 2020 Coalition le pide al estado que agregue $ 20 millones adicionales en fondos estatales y que la Ciudad asigne al menos $ 40 millones, para que podamos evitar la pérdida de miles de millones en fondos federales y dos escaños en el Congreso”, dijo Steve Choi, de la Coalición de Inmigración de Nueva York.

“El Censo es una oportunidad para que todos en el país sean contados y a las comunidades se les preste servicios necesarios. La adición de la pregunta sobre la ciudadanía intimidará a las comunidades inmigrantes para que no participen”, dijo Maria Lizardo, de Management Northern Manhattan Improvement Corporation (NMIC).

Lizardo agregó que la NMIC está con todas las comunidades inmigrantes y grupos marginados; y pida a todos que se conviertan en “Embajadores del Censo” para asegurar que cada persona sea contada.

Rawaa Nancy Albilal, presidenta del Centro de Apoyo a la Familia Árabe-Americana, anticipó que la organización se compromete a trabajar para que el conteo en el Censo 2020 sea preciso.

“Las comunidades árabes, del Medio Oriente, del norte de África, del sur de Asia y otras inmigrantes marginadas no pueden permitirse perder recursos ya limitados. Como una entidad que comprende íntimamente el alcance de las necesidades de la comunidad, esto nos importa profundamente “, insistió Albilal.

Desde la organización Citizens Union, su directora Rachel Bloom comentó que hay mucho sobre el censo que se puede controlar. Pero lo que se puede controlar es asegurar de tener fondos suficientes para contar a todos los neoyorquinos.

“Felicitamos al Concejo de Nueva York por los $ 40 millones propuestos para financiar el censo e instamos al Alcalde a apoyar su solicitud. Estos fondos se utilizarán para garantizar que las comunidades más vulnerables se cuenten adecuadamente”, destacó Bloom.

Entre tanto la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP), en una declaración a los medios ratificó su política de larga data contra los perfiles raciales y de apoyo firme a los derechos de los inmigrantes.

“Nos hemos opuesto a la pregunta del Censo desde el principio y rechazamos cualquier esfuerzo destinado a eludir la Constitución de los Estados Unidos. Como nación, estamos obligados a contar a cada persona que reside en el país en el momento del censo”, dijo L. Joy Williams, presidente de la filial de NAACP de Brooklyn.

Shamier Settle, analista de políticas del Instituto de Política Fiscal, observó que los datos que recopila el Censo es la información más importante que la Ciudad de Nueva York tendrá sobre sus residentes durante los próximos 10 años y en consecuencia, más que nunca, se necesitarán voces confiables de la comunidad para ayudar a construir puentes para maximizar la participación en el Censo.

“Después de escuchar los planes de divulgación que tienen las organizaciones comunitarias de los diferentes condados y barrios, estoy convencido de que asignar $ 20 millones para organizaciones basadas en la comunidad es lo menos que podemos hacer para nuestro futuro”, agregó Settle, al abogar por los fondos necesarios.