Trump: “Estoy monitoreando muy de cerca la situación en Venezuela”; Alemania pide “salida pacífica”

Se han reportado protestas, heridos y bloqueos informativos hoy tras el levantamiento militar de Guaidó
Trump: “Estoy monitoreando muy de cerca la situación en Venezuela”; Alemania pide “salida pacífica”
Guaidó a las 6:00 a.m. de hoy desde la base militar "La Carlota"
Foto: @jguaido

Estados Unidos, el primer país que respaldó a Juan Guaidó cuando asumió la presidencia interina de Venezuela, le ratificó su apoyo en el pronunciamiento militar realizado esta mañana desde una base aérea en Caracas, tras liberar a Leopoldo López, el preso político más conocido del país y líder de su partido, Voluntad Popular.

El Secretario Mike Pompeo fue el primero en reaccionar a nombre del Departemento de Estado, casi al mismo tiempo que el Senador republicano Marco Rubio, ferviente opositor al régimen de Nicolás Maduro.

Horas más tarde, alrededor de las 2:30 p.m., el mandatario Donald Trump comentó los hechos vía Twitter. “Estoy monitoreando muy de cerca la situación en Venezuela”, escribió. “¡Estados Unidos está con el pueblo de Venezuela y su libertad!”

El ministros de Relaciones Exteriores de Alemania, Heiko Maas, de visita oficial en Suramérica, también declaró este martes en Brasilia que su gobierno “sigue de cerca” la crisis en Venezuela, para la que desean una “salida pacífica”.

Más temprano, Pompeo había enviado un mensaje similar. “El gobierno de Estados Unidos apoya plenamente al pueblo venezolano en su búsqueda de la libertad y la democracia. La democracia no puede ser derrotada”.

Una situación confusa se vive en Venezuela desde poco antes de las 6 a.m. de hoy, cuando Guaidó apareció rodeado de unos cien funcionarios de la Fuerza Armada Nacional, quienes se han rebelado a Maduro, reconocido como presidente por Rusia, México y China, entre otras naciones.

Desde entonces se han reportado protestas, represión, heridos y bloqueos informativos en ese país, que cuenta con las mayores reservas petroleras del mundo, pero está sumido en la peor crisis inflacionaria, institucional y de exilio en la historia de América. 

Con el respaldo de más de 50 países, en enero Guaidó desconoció la autoridad de Maduro, citando la Constitución y alegando fraude electoral en 2018.