Más trabajadores sociales para estudiantes sin hogar

Defensores de la niñez neoyorquina instan al alcalde a crear al menos 100 nuevos puestos de estos profesionales para abordar el problema
Más trabajadores sociales para estudiantes sin hogar
Los líderes de Win, junto a miembros del Comité de Ciudadanos para los Niños y el concejal Mark Treyger.

NUEVA YORK.- Dado el incremento de los estudiantes neoyorquinos sin hogar, varias organizaciones comprometidas en la defensa de los niños, solicitaron este martes que la Administración De Blasio, facilite los fondos para la creación de al menos 100 puestos para trabajadores sociales que se enfoquen en atender este problema.

Bajo el liderazgo de Win, una organización creada en 1983, que trabaja con mujeres sin hogar de la Ciudad de Nueva York, el Comité de Ciudadanos para los Niños y el concejal Mark Treyger, encabezaron una manifestación frente al City Hall para llamar la atención del alcalde.

“Hasta que no proporcionemos los recursos adecuados para apoyar a los miles de estudiantes que duermen en un refugio cada noche, no podemos decir que estamos haciendo nuestra parte para ayudar a que todos los niños de la ciudad de Nueva York tengan éxito”, dijo Christine C. Quinn, presidenta y CEO de Win.

De acuerdo a cifras que manejan las organizaciones que promueven la iniciativa, hubo 114,000 niños sin hogar en las escuelas públicas de la ciudad durante el año escolar 2017-2018, aproximadamente uno de cada diez estudiantes, incluidos casi 38,000 estudiantes que viven en refugios.

Con estos antecedentes y a medida que se negocia el presupuesto final de la ciudad, los defensores de las personas sin hogar y los funcionarios electos están pidiendo fondos para expandir la iniciativa ‘Bridging the Gap’ (Cerrando la Brecha) con 100 trabajadores sociales más para abordar las necesidades de los estudiantes sin hogar.

“Las escuelas solas no pueden terminar con la falta de vivienda, pero con el apoyo adecuado, las escuelas pueden transformar las vidas de los estudiantes sin hogar”, dijo Kim Sweet, directora ejecutiva de la organización Defensores de los Niños de Nueva York. “Con decenas de miles de estudiantes que viven en refugios, la Ciudad debe asegurarse de que haya al menos 100 trabajadores sociales para cerrar la brecha y hacer causa común para ayudar a satisfacer sus necesidades”.

El presidente del Comité Finanzas del Concejo, el concejal Daniel Dromm, que representa a Jackson Heights y Elmhurst, proclamó que respalda la iniciativa.

“Estoy con el presidente del Comité de Educación de Win y el concejal Mark Treyger para pedirle al alcalde que financie a 100 trabajadores sociales para las escuelas públicas con el mayor número de estudiantes sin hogar. Estos niños necesitan trabajadores sociales con licencia para ayudarlos a enfrentar los muchos desafíos que surgen al experimentar la falta de vivienda y otras formas de inseguridad en la vivienda”, subrayó Dromm.

El concejal demócrata añadió que, “legalmente y moralmente, estamos obligados a proporcionar a los estudiantes sin hogar una educación de calidad, y en este caso, eso solo puede ocurrir al aumentar el número de trabajadores sociales dentro del Departamento de Educación.

Jennifer March, directora ejecutiva del Comité de Ciudadanos para la Infancia abogó por el incremento de trabajadores sociales en las escuelas que registran estudiantes sin hogar.

“Con uno de cada 10 niños de escuelas públicas que viven en viviendas temporales, y cerca de 38,000 de ellos que viven en refugios a lo largo del año, la Ciudad de Nueva York debe tomar medidas adicionales para apoyar mejor a estos niños y su éxito educativo”.

Entre tanto el concejal Mark Treyger, que preside el Comité de Educación del Concejo y representa a Bath Beach, Bensonhurst, Coney Island, Gravesend y Sea Gate en Brooklyn comentó que irónicamente la ciudad de Nueva York es una de las ciudades más progresistas de la nación; sin embargo, continúa dejando atrás a las poblaciones de estudiantes más vulnerables.

“El aumento de la financiación para los trabajadores sociales de ‘Bridging the Gap’ en nuestras escuelas es crucial para el éxito académico de los niños que tienen necesidades complejas. Poner a adultos entrenados y de confianza directamente en las escuelas es la mejor manera de cumplir nuestro mandato moral y garantizar que los estudiantes sin hogar tengan el apoyo que necesitan para prosperar”, dijo Treyger.

FOTO

Los líderes de Win, junto a miembros del Comité de Ciudadanos para los Niños y el concejal Mark Treyger. AFC

SIDEBAR

Cómo opera ‘Bridging the Gap’

Los trabajadores sociales de ‘Bridging the Gap’ están especialmente capacitados para abordar el estrés y el trauma subyacentes que pueden impedir que los estudiantes prosperen académicamente y socialmente. Los trabajadores sociales de ‘Bridging the Gap’ se reúnen regularmente con los estudiantes para brindar asesoramiento, conectarlos con apoyo académico y servicios de salud mental y trabajar para mejorar la asistencia. Estos trabajadores sociales también ayudan a las familias a superar las barreras potenciales para la asistencia regular a la escuela.

En la actualidad, la proporción de trabajadores sociales de ‘Bridging the Gap’ en la ciudad con respecto a los estudiantes que viven en albergues es de uno a 550.

100 escuelas tienen 50 o más estudiantes que viven en un albergue y no tienen un trabajador social ‘Bridging the Gap’.

30 escuelas tienen 70 o más estudiantes que viven en un albergue y no tienen un trabajador social ‘Bridging the Gap’.

La ciudad dio un paso positivo al colocar a 69 trabajadores sociales de ‘Bridging the Gap’ en escuelas con una alta población de estudiantes que viven en refugios para enfocarse en servir a esta población. Pero sin acciones para agregar fondos críticos, miles de estudiantes que viven en refugios se quedarán atrás.

Cifras

  • 114,000 niños sin hogar fueron registrados en las escuelas públicas durante el año escolar 2017-2018.
  • 38,000 estudiantes viven en refugios, esto es, 1 de cada 10 del total de menores sin hogar inscritos en el sistema escolar de la ciudad de Nueva York.