Trump ya alista tanques y aviones para el desfile militar del 4 de Julio

Los primeros tanques de guerra ya están en Washington DC
Trump ya alista tanques y aviones para el desfile militar del 4 de Julio
Tanques Abrams M1A1 y otros vehículos militares en vagones de ferrocarril en Washington DC.
Foto: Getty Images

Como una muestra del potencial militar que posee Estados Unidos, y para amenizar los próximos festejos del 4 de julio, el presidente Trump ha prometido que los tanques de guerra del gobierno estadounidense desfilarán en el distrito de Columbia, en Washington D.C., como parte de un evento especial.

“Gran 4 de julio en D.C. “Saludo a América”, escribió el mandatario en Twitter.

De acuerdo con la agencia de noticias The Associated Press, el Presidente tuvo la idea de un desfile militar después de presenciar uno similar en el 2017 durante la celebración del Día de la Bastilla en Francia, cuando el país conmemora el aniversario de la Revolución Francesa.

“Vamos a tener un gran 4 de julio en Washington. Será como ningún otro. Será especial. Y espero que mucha gente venga, será sobre este país y será un saludo a EEUU”, explicó Trump en declaraciones a periodistas en el Despacho Oval, según reportó la agencia de noticias EFE.

Trump no solo quiere que los tanques se paseen por las calles de la capital del país, también le solicitó al Pentágono que le ofreciera una lista amplia de equipos militares, entre los que se encuentran aviones de combate como el Air Force One, el Blue Angels de la Marina, un caza furtivo F-35 y el Marine Helicopter Squadron One, encargados de manejar el helicóptero presidencial, según precisó The Washington Post.

“El Pentágono y nuestros grandes Líderes Militares están encantados de hacer esto y mostrarle al pueblo estadounidense, entre otras cosas, el Ejército más fuerte y más avanzado de todo el mundo”, continuó Trump en Twitter.

El mandatario lleva semanas organizando las celebraciones por el Día de la Independencia y ha mantenido algunas de las actividades bajo un total secretismo. Según varios medios, él mismo se ha encargado de la producción del acto.

“Yo estaré aquí, y diré algunas palabras. Y vamos a tener aviones sobrevolando, los mejores aviones de combate del mundo y otros aviones también. Y vamos a tener algunos tanques estacionados”, detalló en el Despacho Oval.

Sin embargo, todo el arsenal bélico que será mostrado durante el festejo ha creado preocupación en miembros del Consejo de Washington no solo por el alto costo que tendría, sino también porque la infraestructura de la ciudad podría dañarse por el peso de los vehículos. El año pasado, el Pentágono había desestimado esa idea por la misma razón.

En el 2018, el costo del desfile que Trump había planeado ascendía a cerca de $92 millones de dólares, incluyendo $50 millones en costos del Departamento de Defensa, pero finalmente se canceló cuando el monto total se hizo público.

Un funcionario que habló con AP bajo anonimato porque muchos detalles del evento aún permanecen en secreto, dijo que dos tanques Abrams M1A1 y dos vehículos de combate Bradley también se exhibirán.

Los tanques Abrams pesan más de 60 toneladas cada uno y se enviaron en ferrocarril en vagones desde Fort Stewart, Georgia, la base militar más cercana que los tiene.

Esta semana, varios ingenieros estaban evaluando la zona en donde se encuentra el Lincoln Memorial, en donde Trump ofrecerá su discurso, para determinar si el peso de los tanques podría dañar las salas subterráneas del monumento.

Asimismo, legisladores demócratas y defensores del Servicio de Parques señalaron que la agencia ya tiene una deuda por mantenimiento valorada en más de $11 mil millones de dólares.

The Washington Post reporta que el Servicio de Parques Nacionales cubrirá cerca de $2,5 millones de dólares en costos para el evento del 4 de julio de Trump.

En la mañana del lunes, el Consejo de Washington reiteró su oposición al desfile en un tuit y lo acompañó con una imagen de un memorándum del 8 de marzo del 201,8 en donde el Pentágono advertía sobre el daño infraestructural que causaría el uso de tanques militares.

“Lo hemos dicho antes y lo diremos nuevamente: tanques, pero no tanques”, escribió.