Trump endurece reglas de petición de asilo; impulsa el Tercer País Seguro

Los nuevos lineamientos aplicarán a partir de este martes
Trump endurece reglas de petición de asilo; impulsa el Tercer País Seguro
La Administración Trump busca reducir las peticiones de asilo a EEUU.
Foto: Justin Sullivan/Getty Images

El Gobierno del presidente Donald Trump hará más complicado aplicar por peticiones de asilo, a través de la Regla Final Interina (IFR, en inglés), emitida en conjunto por los Departamentos de Justicia (DOJ) y Seguridad Nacional (DHS), la cual se publicará –y se hará efectiva– este martes en el Registro Federal.

La autoridad indica que su nueva regla, basada en la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA, en inglés) ayudará a la Administración federal a mejorar la integridad del proceso de asilo al imponer más restricciones o limitaciones a la elegibilidad de los extranjeros que buscan asilo, enfocado al impulso de un Tercer País Seguro, a fin de que los inmigrantes apliquen por este beneficio en los países donde cruzan camino a los Estados Unidos.

Establece una nueva “barra de elegibilidad” para el asilo de un extranjero que ingresa o intenta ingresar al país a través de la frontera sur, “pero que no solicitó la protección contra la persecución o la tortura cuando estaba disponible” en el país por el que transitó.

“Hasta que el Congreso pueda actuar, esta regla interina ayudará a reducir un importante factor de ‘atracción’ que impulsa la migración irregular a los Estados Unidos”, justificó  Kevin McAleenan, director interino del DHS, quien afirmó que esto ayudará también a procesar más rápido los casos y evitar “viajes peligrosos”.

A pesar del endurecimiento del proceso se indica que la regla excluirá a aquellas personas que demuestren haber solicitado asilo en alguno de los países por donde cruzó en su camino hacia EEUU y le fue negado; a quienes demuestren que cumplen con la definición de “víctima de una forma grave de trata de personas” y a un extranjero que haya transitado a través de un país o países que no eran parte de la Convención de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados, el Protocolo de 1967 o la Convención contra la Tortura.

El Gobierno estadounidense tiene acuerdo con México para regresar a peticionarios de asilo mientras una corte toma una decisión, pero no hay un acuerdo formal de Tercer País Seguro, lo cual requerirá modificaciones del Congreso. El canciller Marcelo Ebrard dijo que la Administración de Andrés Manuel López Obrador está abierta a ese diálogo “una vez que termine el periodo”, impuesto para reducir la inmigración. A pesar de no tener un acuerdo formal, el Gobierno mexicano ofrece a inmigrantes quedarse en el país en lugar de arribar a los EEUU.

La Administración Trump perfila un acuerdo con Guatemala, pero el encuentro programado con el presidente Jimmy Morales en la Casa Blanca fue pospuesto, informó la Administración guatemalteca, debido a asuntos legales internos.

“Ambos países discuten permanentemente asuntos de interés común que privilegian el intercambio comercial, el fortalecimiento de sus sistemas democráticos, la seguridad regional y la gobernanza de sus pueblos”, indica un comunicado el Gobierno de Morales. “Debido a especulaciones surgidas y las acciones legales interpuestas, admitidas para su trámite por la Corte de Constitucionalidad, se decidió reprogramar el encuentro binacional”.

La Administración estadounidense precisa que el asilo es un “beneficio discrecional” que se ofrece a quienes huyen de la “persecución por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un grupo social en particular u opinión política”.

El procurador general William Barr indicó que la Administración Trump puede emitir la regla sin autorización del Congreso.

“Estados Unidos es un país generoso, pero está completamente abrumado por las cargas asociadas con la detención y el procesamiento de cientos de miles de extranjeros a lo largo de la frontera sur”, justificó al tiempo que señaló que la iniciativa ayudará a reducir casos de quienes “explotan el sistema de asilo”.

La autoridad destacó que las cifras de peticiones de asilo se han triplicado entre 2013 y 2018, incluso podrían ser mayores en el actual año fiscal, que concluye en septiembre.

Las críticas

Los 38 miembros del Caucus Hispano en el Congreso consideraron que la medida solamente traerá más sufrimiento y muertes.

“Esta nueva regla conducirá a más muertes y sufrimientos. Los solicitantes de asilo, que huyeron de sus países de la violencia, la pobreza y la persecución, tienen el derecho legal de solicitar asilo en los Estados Unidos”, indicó el grupo. “La Administración Trump está cerrando intencionalmente la puerta a los más vulnerables”.

Varias organizaciones que ayudan a quienes solicitan asilo o refugio, como RAICES, criticaron la decisión del Gobierno del presidente Trump.

“El principio de asilo es sacrosanto. Cualquier persona que se presente en nuestra frontera en busca de asilo debe, por ley, tener esa oportunidad”, consideró ese grupo. “Es racista e incorrecto en todos los niveles”. Señaló que los tribunales deberán atender el tema.

Varios demócratas, como la senadora Dianne Feinstein, criticaron al medida y la consideraron “ilegal”.

“El anuncio de hoy de la Administración Trump que limitará a individuos y familias de recibir asilo en los Estados Unidos no es legal, es despiadada y cruel”, indicó Feinstein. “Esas familias están huyendo de algunos de los más violentos y peligrosos países en el mundo, como El Salvador, Guatemala y Honduras… Esta Administración podría trabajar para ayudar a mejoras las condiciones de los países del Triángulo Norte”.