Aprueban recortar 2,700 empleos para reestructurar el caótico Metro de Nueva York

Esperan ahorrar hasta $530 millones de dólares al año

Aprueban recortar 2,700 empleos para reestructurar el caótico Metro de Nueva York
Anarquía y desidia en el Metro de Nueva York
Foto: ANDRÉS CORREA GUATARASMA

La junta de la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) aprobó ayer el polémico ya anunciado plan de reorganización que podría recortar hasta 2,700 empleos al consolidar la estructura administrativa.

El Oficial Principal de Finanzas de la MTA, Robert Foran insistió en que había pocas otras opciones.

El “plan de transformación”, como se le llama, podría ahorrarle hasta $530 millones de dólares al año durante los próximos tres años a la agencia encargada de los buses y el Metro de Nueva York, actualmente en una crisis financiera.

Pero también ha generado una gran oposición de expertos, sindicatos y activistas, que creen que podría oscurecer la rendición de cuentas, bajar la moral de los trabajadores y socavar los programas que sí son exitosos en MTA, sin hacer mucho para frenar la burocracia.

“La prisa por promulgar el plan de reorganización en realidad corre el riesgo de demorar el trabajo crítico de modernizar el sistema de tránsito que ahora está en marcha, incluidos los esfuerzos para hacer que el servicio de Metro y autobús sea más confiable y crear un sistema de Metro que sea accesible para todos los neoyorquinos”, denunció a amNY Ben Fried, portavoz de TransitCenter, uno de los varios grupos que habían pedido a la junta directiva rechazarlo.

El plan se elaboró ​​en 12 semanas. El gobernador Andrew Cuomo controla la MTA y ordenó la creación del proyecto a través de un presupuesto estatal que también prevé ingresos adicionales con nuevos impuestos y el próximo peaje de precios de congestión para circular en Midtown.

Los delegados también han criticado que el proceso tuvo lugar en su mayoría a puerta cerrada y sin la participación del público.

Previamente se había comentado que los recortes de empleos provendrían principalmente de la fuerza gerencial, aunque algunos cargos sindicales y obreros también podrían entrar.

El miércoles, los funcionarios de la MTA describieron la reorganización como fundamental para mantener a flote su presupuesto operativo, que enfrenta grandes brechas presupuestarias.

Después de una ronda de aumentos de tarifas de pasajes y peajes, una congelación en la contratación y otros recortes, la MTA logró retroceder sólo por un año una brecha presupuestaria de mil millones de dólares que se anticipó para 2022.

El plan de reorganización reduciría ese déficit en aproximadamente la mitad, a $433 millones de dólares para 2023.

A fines de enero el senador James Skoufis, quien encabeza la Comisión de Investigaciones de la Cámara Alta estatal, afirmó desde Albany que “MTA es el sistema de tránsito más sucio, menos confiable, más lento y más costoso del mundo”.