Gobernador Cuomo firma ley que protege a niños de las armas de fuego

La medida se une a otras promulgadas esta semana y que convierten a Nueva York en el estado con las legislaciones más fuertes

Nueva York ya cuenta con uno de los paquetes de las leyes más fuertes de la nación contra las armas.
Nueva York ya cuenta con uno de los paquetes de las leyes más fuertes de la nación contra las armas.
Foto: FEE

El estado de Nueva York continúa liderando la lucha a nivel nacional en contra de la violencia de las armas de fuego, con la firma de varias leyes nuevas esta semana por parte del gobernador Andrew Cuomo, incluyendo una legislación promulgada este martes que hace más estrictas las reglas para almacenar las armas y con la que se busca prevenir muerte de niños por tener fácil acceso a ellas en sus hogares.

La Gobernación indicó en un comunicado que hasta ahora las leyes aprobadas en el estado no habían abordado las consecuencias involuntarias, y a menudo mortales, de dejar armas de fuego no seguras en lugares accesibles para los niños. Ahora, con esta nueva medida, se asegurará que los propietarios las guarden de manera segura cuando vivan con alguien menor de 16 años o tengan razones para pensar que alguien menor de 16 pueda tener acceso al arma.

Nicholas Naumkin, un niño de 12 años de Saratoga Springs que fue asesinado trágicamente por su amigo mientras jugaba con el arma de su padre, inspiró esta legislación.

“El estado de Nueva York ha vuelto a priorizar la protección de nuestros niños y comunidades con esta legislación fuerte y sensata para la prevención de la violencia armada. Nuestra organización ha estado luchando durante 25 años por esta ley de prevención del acceso de niños a las armas, con el fin de evitar tiroteos involuntarios, suicidios de adolescentes, tiroteos en escuelas y robos de armas”, indicó Rebecca Fischer, directora ejecutiva de la organización Neoyorquinos Contra la Violencia Armada (NYAGV).

Al mismo tiempo, la nueva ley permitirá que los propietarios de armas con licencias adecuadas, supervisen a menores de 16 años para que puedan usar un arma para cacería o durante una práctica en un polígono de tiros.

Además de hacer más estricto el almacenamiento de las armas, la legislación firmada este martes por Cuomo también penaliza la fabricación, venta, transporte y posesión de armas de fuego, y componentes principales de tales armas, que no son detectables por un detector de metales, incluidas las pistolas impresas en 3D.

“Estas medidas continúan el legado de Nueva York de promulgar las leyes más fuertes de la nación al ayudar a mantener las armas de fuego fuera del alcance de los niños y al reconocer y abordar los avances tecnológicos como las armas impresas en 3D”, indicó el Gobernador en un comunicado.

Recientemente, los desarrollos tecnológicos como las impresoras tridimensionales y las máquinas de corte por láser, han llevado a la fabricación de armas de fuego totalmente operativas utilizando materiales que los detectores de metales no pueden detectar. Esto fue lo que motivó a la Legislatura estatal y al Gobernador a impulsar una medida para frenar estas armas que “representan una seria amenaza para la seguridad pública y ponen en riesgo la salud y el bienestar de todos los neoyorquinos”.

“Las armas 3D y las armas de fuego almacenadas incorrectamente representan un riesgo enorme para nuestros hijos y hoy estamos abordando ambos peligros de frente para mantener a nuestras familias seguras”, recalcó Cuomo.

Riguroso chequeo de antecedentes

Y como parte de esos esfuerzos por lograr que Nueva York tenga las leyes de armas más fuertes, el Gobernador también firmó el lunes una legislación que extendió el período de espera de verificación de antecedentes penales hasta 30 días y que prohíbe la propiedad y venta de partes separadas que hacen que las armas sean automáticas, conocidos como ‘bump stock’.  Esto son unos sistemas que se añaden a la parte exterior de las armas no automáticas, que consiguen que estas reboten hacia delante con cada detonación de un proyectil del cargador de munición. Sustituyen así a los mecanismos internos que cumplen esa función en las armas automáticas.

“Así estamos prohibiendo los dispositivos cuyo único propósito es crear el mayor derramamiento de sangre en el menor tiempo posible y proporcionar a las fuerzas del orden público las herramientas que necesitan para evitar que las armas de fuego caigan en manos peligrosas“, indicó el mandatario estatal.

La ley federal actual exige que los vendedores de armas realicen una verificación de antecedentes del Sistema Nacional de Verificación de Antecedentes Penales Instantáneos (NICS) de un posible comprador antes de vender un arma de fuego, lo que proporciona inmediatamente al distribuidor una de las tres notificaciones posibles. Estas notificaciones incluyen “continuar”, “denegado” o “retrasado”. En el caso de una respuesta “retrasada”, el concesionario debe esperar tres días antes de completar la venta.

El FBI puede continuar investigando a la persona después del plazo de tres días, pero a menudo, cuando la Policía determina que el comprador potencial no es elegible, la venta ya se ha completado. Al extender el período de espera hasta 30 días, la Policía cuenta con el tiempo suficiente para completar una verificación de antecedentes y ayudar a garantizar que solo aquellos elegibles para comprar y poseer un arma de fuego puedan hacerlo

Todas estas leyes firmadas esta semana se unen a un paquete legislativo aprobado el pasado febrero llamado ‘Red Flag Bill’,  que impide que las personas que muestran signos de ser una  amenaza para sí mismos o para otros compren o posean armas de fuego.