Biden y Harris estuvieron al centro del escenario en la segunda noche del debate de Detroit

Abundaron las discusiones y cuestionamientos sobre cobertura de salud, inmigración y reforma penal entre los candidatos
Biden y Harris estuvieron al centro del escenario en la segunda noche del debate de Detroit
Kamala Harris y Julián Castro participaron en el segundo debate.
Foto: Getty Images y EFE

Diez aspirantes presidenciales demócratas más discuten importantes temas en la segunda noche del debate en Detroit, con el exvicepresidente Joe Biden y la senadora Kamala Harris compartiendo el escenario central en el histórico Teatro Fox de la ciudad.

Los candidatos que estaban en el escenario, de izquierda a derecha: Michael Bennet, Kirsten Gillibrand, Julian Castro, Cory Booker, Joe Biden, Kamala Harris, Andrew Yang, Tulsi Gabbard, Jay Inslee y Bill de Blasio

El exvicepresidente Joe Biden fue la primera persona en subir al escenario esta noche. Cuando saludó al segundo candidato, la senadora Kamala Harris, pidió un favor.

“Sé paciente conmigo, joven”, le dijo mientras se daban la mano.

La campaña de Kamala Harris acaba de responder a eso:

Harris robó el programa en el primer debate cuando ella criticó a Biden por su oposición a los autobuses que ya no estaría segregados y que fueron ordenados por el gobierno federal.

La discusión sobre una cobertura de salud para todos

Joe Biden defendió que Obamacare funciona bien, y propone avanzar sobre ese sistema.

Kirsten Gillbrand dijo que se requieren cambios con las aseguradoras privadas y las grandes farmacéuticas, pero estos deben ser cautelosos,  y deben ser para garantizar el acceso a todos.

Kamala Harris expresó su acuerdo, con Gillbrand sobre un seguro médico universal. Harris defiende una versión de Medicare para todos que conserva un rol para las aseguradoras privadas. Ella haría la transición a un sistema nacional de seguro de salud durante 10 años.

Cory Booker mantuvo que todos los estadounidenses deben tener acceso a la salud, el cuidado médico debe ser accesible a todos.

Tulsi Gabbard: “nosotros no tenemos un sistema de salud, nosotros tenemos un sistema enfermo.”

Inmigración: fronteras cerradas o abiertas, y… más inmigrantes, por favor

Julian Castro dijo que se puede regular un sistema migratorio más justo, y ayudar a que los centroamericanos vivan en países más seguros y no emigren para salvarse.

Kamala Harris se refirió al encarcelamiento de niños inmigrantes y a que los niños no deben ser encarcelados. Michael Bennet estuvo de acuerdo en que no se debe separar a las familias en la frontera y apresar a niños y separarlos de su familia.

Gillbrand sostuvo que los inmigrantes tienen derecho a pedir asilo, y ningún presidente debe cometer violaciones que permitan tratar a nadie inhumanamente.

Castro aclaró a Biden que su plan de inmigración será justo, y lo que necesitamos es una política más coherente.

Joe Biden sostuvo que las familias que lo necesitan, deben poder pedir asilo, y hay que ayudar a Centroamérica a contener la violencia. Y que Estados Unidos puede asimilar a muchos inmigrantes más.

Cory Booker dijo que no se justifica mantener a mujeres y niños inmigrantes detenidos.

Jay Inlee expresó que es insostenible mantener a Trump en el gobierno y esperar que mejore la crisis humana de los inmigrantes.

Varios manifestantes comenzaron a gritar cánticos en la sala de debate después de que se le preguntó al exvicepresidente Joe Biden sobre deportaciones bajo la administración de Obama:

“Exvicepresidente Biden, en los primeros dos años de la administración Obama, fueron deportados cerca de 800,000 inmigrantes, mucho más que el presidente Trump durante los primeros dos años. ¿Se reanudarían los números más altos de deportación si fuera presidente?”, preguntó Don Lemon de CNN.

“Absolutamente no”, dijo Biden.

Fue entonces cuando dos mujeres gritaron “3 millones de deportaciones”, a cada lado del pasillo, e interrumpieron a Biden.

Biden fue atacado también por varios candidatos por las deportaciones de la era de Obama y luchó para responder al senador de Nueva Jersey Cory Booker, el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, y el exsecretario de Vivienda y Desarrollo Urbano, Julián Castro, quien, como Biden, sirvió en la administración de Obama.

“Parece que uno de nosotros aprendió las lecciones del pasado y uno de nosotros no”, dijo Castro a Biden. “Necesitamos a alguien que realmente tenga agallas en este tema”.

“No se puede tener las dos cosas”, dijo Booker. “Invocas al presidente Obama más que nadie en esta campaña; no puedes hacerlo cuando sea conveniente y luego esquivarlo cuando no lo sea”.

El gobernador de Washington, Jay Inslee, al discutir su postura sobre la inmigración, criticó al presidente Trump y lo calificó de “nacionalista blanco”.

Racismo y discriminación con un sistema penal que los refleja

Cory Booker desafió al ex vicepresidente Joe Biden por su nuevo plan de reforma de la justicia penal.

El intercambio entre los dos aspirantes a la presidencia se calentó después de que se le pidiera a Biden que respondiera a las críticas de Booker sobre su plan como “una solución inadecuada a lo que es una crisis furiosa en nuestro país”.

“Creo que está equivocado. Creo que deberíamos trabajar juntos. Tiene un plan similar”, dijo Biden.

Booker luego cuestionó el historial de Biden sobre justicia penal: “Hay un dicho en mi comunidad de que te estás sumergiendo en el Kool-Aid y ni siquiera sabes el sabor”, dijo Booker. “Debes venir a la ciudad de Newark y ver las reformas que implementamos”.

Kirsten Gillibrand no estuvo de acuerdo con el manejo de Bill de Blasio del oficial de policía de Nueva York que mató a Eric Garner: “Debería ser despedido. Debería ser despedido ahora.”

El debate sobre el cambio climático se calienta. Y alguien limpiará la Casa Blanca con cloro

“Nuestra casa está en llamas”, dijo Inslee.

Inslee, quien lanzó un plan integral respaldado por líderes contra el cambio climático, le dijo a Biden que su “argumento no es conmigo, es con la ciencia” y afirmó que el plan del exvicepresidente respecto al medio ambiente adoptó un enfoque de “punto medio”.

Biden lo negó, luego habló sobre su plan para unirse al Acuerdo de París y presionar para que la alianza adapte objetivos más agresivos. Kirsten Gillibrand hizo una promesa similar, pero con un poco de mostaza extra:

“Lo primero que haré cuando sea presidente es ir con Clorox a la Oficina Oval”, dijo.

“Lo segundo que haré es volver a involucrarme en el cambio climático global y no solo firmaré los Acuerdos Climáticos Globales de París, sino que conduciré una conversación mundial sobre la urgencia de esta crisis ”, dijo Gillibrand.

Y Joe Biden dijo:

Al cierre, cada candidato tuvo espacio para explicar qué hará si es electo para la presidencia.

Con información de CNN