Eugenio Derbez contestó sobre las dificultades del rodaje, el elenco latino y de qué país es finalmente Dora la Exploradora

Entrevistamos al actor mexicano, co-protagonista junto a Isabela Moner y productor ejecutivo de 'Dora and The Lost City of Gold'

De izq. a dcha., Madeleine Madden, Eugenio Derbez, Isabela Moner y Jeff Wahlberg.
De izq. a dcha., Madeleine Madden, Eugenio Derbez, Isabela Moner y Jeff Wahlberg.
Foto: Paramount Pictures

Eugenio Derbez lleva ya más de cinco años viviendo en Los Ángeles -“muy contento, todo va muy bien”- en los que ha participado en proyectos de todo tipo, desde comedias en español hasta películas de acción en inglés. Pero lo que no se le había dado hasta ahora es que un gran estudio de Hollywood hiciera, con su ayuda, un film en inglés con un elenco casi totalmente latino. Así ocurre en “Dora and The Lost City of Gold”, en la que se lleva por primera vez al cine el popular personaje animado de Dora la Exploradora, interpretado por la joven Isabela Moner, y con un elenco lleno de nombres conocidos como Eva Longoria, Michael Peña, Danny Trejo, Benicio del Toro o Adriana Barraza.

Derbez interpreta un personaje creado especialmente para esta película: Alejandro Gutiérrez, un aventurero que ayudará a Dora a buscar a sus padres en la selva peruana. Hablamos con el actor mexicano sobre “Dora and The Lost City of Gold”, en la que además es productor ejecutivo, días antes del estreno del film el 9 de agosto.

Pregunta: Dora, siendo un proyecto de gran estudio como Paramount, tiene un elenco mayoritariamente latino…
Eugenio Derbez: Sí, es muy raro ver en Hollywood un cast tan lleno de latinos. Creo que es un gran triunfo para nuestra comunidad. Sobre todo en esta época en la que estamos siendo los latinos tan perseguidos. Y aquí siempre que sacan a un latino en pantalla es para interpretar a un narcotraficante, a un criminal… Es muy bueno que ahora salga una película donde la heroína es latina. Una niña con muchos valores, valiente, inteligente, culta.

P.: ¿No te hubiera gustado haberla hecho en español?
E.D.: La verdad, sí. Pero no me preocupa tanto porque en México y en gran parte de Latinoamérica va a estar doblada al español y yo me encargué de hacer la traducción. Como estoy también como productor ejecutivo, una de mis tareas era traducir el libreto y hacer que conectara con América Latina. De esa manera cubrimos más al mundo entero, porque si la hubiéramos hecho cien por ciento en español, a menos que fuéramos “Roma” de Alfonso Cuarón, no nos hubieran tomado en cuenta. Se hubiera sentido más una película para latinos que para el mercado en general.

P.: ¿Tú te doblas a tu mismo?
E.D.: En mi caso me doblé a mí mismo, pero para los demás actores tuvieron que contratar voces de doblaje porque no todos hablan en español. La mayoría son latinos, pero no les fluye tanto el español.

P.: Dora, ya en el cartoon, se presentaba como latina, pero nunca se dice de qué origen…
E.D.: Yo justo lo pregunté: “Dora, ¿de dónde es?”, pero me dijeron: “No queremos estereotiparla, queremos que se sienta un personaje que todos los latinos lo sientan suyo”. Porque si dices que es mexicano, entonces los demás ya dicen que no es de las suyas. Querían que fuera simplemente latina y conectara con todos los latinos alrededor del mundo. Es latina y punto.

P.: ¿Qué le aporta Isabela Moner al personaje de Dora?
E.D.: Fue un cast muy afortunado. Isabela es perfecta. Esta película supuestamente pasa en Perú en gran parte, y el personaje de Dora incluso habla quechua. E Isabela es de origen peruano, incluso estaba a cada rato hablándole a sus tías y a sus abuelitas para que le enseñaran en hablar quechua. Era fan de la serie, imita muy bien a Dora, canta, baila, actúa… creo que es la Dora perfecta.

P.: ¡Entonces Dora es peruana al final!
E.D.: De alguna manera, sí, peruano-americana, jaja.

P.: En la película Dora le tiene más miedo al high-school que al Amazonas.
E.D.: ¡Totalmente! Lo que le da miedo es llegar al high-school y enfrentarse con esos “indígenas”, como les llama.

De izq. a dcha., Eugenio Derbez, Nicholas Coombe, Jeffrey Wahlberg, Madeleine Madden e Isabela Moner.
De izq. a dcha., Eugenio Derbez, Nicholas Coombe, Jeffrey Wahlberg, Madeleine Madden e Isabela Moner.

P.: ¿Y Eugenio Derbez le tenía miedo a la escuela?
E.D.: Yo era terriblemente introvertido y me hacían mucho bullying. Yo no quería ir a la escuela. Ésa es la verdadera jungla, estoy de acuerdo con Dora. Me da más miedo la jungla de asfalto que la jungla real. Los adolescentes en general son bastante crueles. Para alguien como Dora, que es socialmente diferente porque nunca ha tenido contacto con la civilización, pues es un problema grande. Pero la película tiene un mensaje muy lindo: ella, aunque le hacen mucho bullying por ser diferente, no cambia. Ahora los jóvenes, con tal de pertenecer y con tal de encajar en la universidad, en el high-school, en la sociedad, cambian su personalidad y se adaptan. Dora, no. Ella se mantiene quien es y dice “yo soy como soy y es lo único que sé, ser yo misma”. Ella se mantiene fiel a quien es, no cambia, y al final es lo que la hace exitosa. Todo el mundo la quiere porque se dan cuenta de que es única.

P.: Tu personaje es Alejandro Gutiérrez, un aventurero al que le pasa de todo. ¿Hubo alguna escena difícil de rodar?
E.D.: ¡Todas! No sabes lo complicado que fue. Yo creo que fue la película más demandante a nivel físico que he hecho. Teníamos que estar todos los días corriendo para arriba y para abajo en la selva y todas las escenas las hicimos nosotros, sin stunts. La escena en la que vamos dentro de un tronco es real. No nos rodaron montaña abajo, pero sí nos metieron dentro de un tronco y dimos vueltas y vueltas. Tres de los muchachos vomitaron. En la escena de las arenas movedizas soy yo el que acabo sumergido allá dentro. Tragué una cantidad de agua sucia con arena que no te puedes imaginar. Me enfermé por tres días. Para la escena submarina nos entrenaron durante una semana para poder aguantar la respiración dos minutos, que era lo que el director quería para poder filmar todos los detalles bajo el agua. Fue muy difícil, pero casi todo lo que ves es real, yo creo que sólo hay un 10 o 15% de efectos especiales.

Al personaje de Derbez le ocurre de todo.
Al personaje de Derbez le ocurre de todo.

P.: ¿En qué consistió tu labor como productor ejecutivo?
E.D.: Me encargué de asesorar en toda la parte latina. De todas las versiones en español y de meterle humor que conectara con los latinos. Y asesoría durante el casting. Hubo un momento en que iban a combinar familia de Dora que fuera puertorriqueña con colombiana y con otra cosa… y ahí es donde yo entro y les digo: “Oye, no, porque se va a sentir raro y vas a escoger que la familia sea mexico-americana o americana, que tengan el mismo tipo de acento”.

P.: El dibujo animado de Dora salió alrededor del año 2000. ¿Te tocó verla por tus hijos?
E.D.: Mis hijos sí la veían. Yo no tanto porque siempre andaba corriendo para arriba y para abajo. Pero sabía de ella perfectamente. Escuchaba hablar de Dora, veía backpacks, publicidad… Hasta ahora que con mi hija chiquita de 4 años sí me ha tocado ver Dora. Así que justo creo que llegó a mi vida en el momento necesario, porque tenía muy frescas las caricaturas por verlas con ella.

P.: Ella va a disfrutar la película entonces…
E.D.: ¡Sí! Ya la vio apenas el domingo por primera vez y le encantó. Lloró un poquito al final, por las cosas que me pasan en la película. Estaba muy preocupada y yo le decía: “¡No me pasó nada, mira aquí estoy, estoy bien!”. Pero lloraba porque decía: “A mí papá le pasó esto, le pasó lo otro”. Me dio mucha ternura ver cómo se preocupaba cada vez que me pasaba algo.

· Tráiler en español de Dora and The Lost City of Gold