Cómo aprovechar las bajas tasas de interés

A corto y largo plazo el dinero se ha abaratado pero el momento demanda cautela

Cómo aprovechar las bajas tasas de interés
La Fed calcula que, como media, los hogares con deuda en tarjetas tienen que devolver unos $5,700./Archivo
Foto: Shutterstock

Si ha tenido la suerte de tomarse unos días de descanso en verano en las últimas semanas es posible que al leer el correo postal acumulado se haya dado cuenta al ver las cartas del banco o tarjetas de crédito: Vuelven las ofertas para endeudarse.

Transferencias de fondos al 0% de interés. Nuevas tarjetas con promociones también a una tasa del 0% durante un buen número de meses y ofertas para planificar los pagos que se tienen en balances sin abonar el APR o tasa de interés.

Más aún. Los créditos hipotecarios están también a la baja y tocando los niveles más bajos en dos años. Por debajo del 4% en el caso de las hipotecas a 30 años.

Todo ello es el producto de la inestabilidad económica que se percibe. Se discute que pueda haber una recesión, porque es algo debatible, pero lo que no se discute es que el ciclo económico de crecimiento se está debilitando.

El pasado 31 de julio la Reserva Federal recortó las tasas de interés a corto plazo, que tienen un efecto directo en las que se aplican a las tarjetas de crédito. La Fed quiso abaratar el crédito y animar así la inversión y el consumo privado pese a que este último no se ha rebajado aún. Con ello se quiere dar más alas a la economía y no se descarta que haya una rebaja más.

Por otro lado, los inversionistas están operando con mucha cautela y confiando más en el largo plazo que lo que ocurra en el corto. Eso se refleja en el mercado de bonos del Tesoro o deuda del Estado. Los inversionistas están comprando más deuda a 10 años que a tres meses y se les está compensando con menos intereses. ¿Por qué interesa esto a los consumidores? Porque el bono del tesoro a 10 años tiene una influencia directa en las tasas hipotecarias.

¿Qué es lo mejor que puede hacer?

  • Evite caer en la tentación. No use más crédito del que pueda pagar si no es necesario. Tenga en cuenta que el dinero está barato porque las condiciones económicas están complicándose y en esas circunstancias hay que estar alerta sobre las consecuencias para el empleo de un crecimiento menor o incluso una recesión. Aunque devolver con un interés del 0% es atractivo, aún tiene que devolver lo prestado.
  • Consolide su deuda y páguela cómodamente. Según la American Bankers Association, alrededor de un 60% de quienes tienen una tarjeta de crédito también tienen balances de mes a mes. La Fed calcula que, como media, los hogares con deuda en tarjetas tienen que devolver unos $5,700. Aproveche para aceptar una de esas ofertas de APR al 0% entre nueve y 21 meses para transferir balance de su tarjeta de crédito en la que paga más del 15%. Tenga en cuenta que en casi todas las tarjetas les van a cargar una comisión por esta transferencia que normalmente es un porcentaje de la cantidad que mueva.
  • Refinancie su hipoteca. Haga cuentas y calcule con los números reales en la mano si le compensa refinanciar su hipoteca. Dado que una refinanciación tiene costos de cierre no se olvide contar con ellos a la hora de evaluar si aún le beneficia cambiar las condiciones de tasas de interés o el plazo de su crédito.