Inquilinos de Fulton Houses están listos para batallar contra demolición de edificios

Aunque la Ciudad defiende que su plan resolverá necesidades urgentes de NYCHA por más de $344 millones, residentes se oponen al proyecto y advierten que no permitirán que avance
Inquilinos de Fulton Houses están listos para batallar contra demolición de edificios
Residentes de Fulton Housing en Chelsea no quieren que la ciudad tire abajo los edificios para acer lugar a mas edificacion en la zona.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Los inquilinos de Fulton Houses están preocupados, confundidos y molestos. Eso salta a simple vista. El plan de la Ciudad de tumbar dos de los 11 edificios que integran el complejo de vivienda pública, ubicado entre las calles 16 y 19, en el vecindario de Chelsea, en Manhattan, para reconstruirlos y crear dos torres altísimas que también incluyan unidades privadas, los asusta.

Con este plan de demolición y reconstrucción, la Ciudad busca conseguir más de $344 millones de dólartes que la Autoridadad de Vivienda Pública (NYCHA) necesita para hacer reparaciones y ofrecer más viviendsa asequibles.

Es tanto lo que los asusta el proyecto, que ha llevado a decenas de ellos a organizarse, recordando un poco la famosa película “La estrategia del Caracol”, donde un grupo de inquilinos crea un plan de batalla contra su casero para no permitir que los desalojen. Los residentes de Fulton Houses se están preparando para lo que describen como una dura batalla que darán contra la Ciudad. Su mensaje es claro. No permitirán cambios en el complejo que para muchos ha sido su único hogar por más de 30, 40 y hasta 50 años.

Así lo advierte Lynda Ocasio, mientras se aferra a su bastón y lo golpea varias veces contra el piso, molesta y decidida.

No queremos ese plan, que solo significa el fin de la renta asequible. Yo les digo desde ya que ese plan no se va a hacer y si es necesario, yo me acuesto en el piso, me pongo una cadena y me amarro para que no me muevan de aquí. Estos son de los mejores edificios que hay en NYCHA y no hay ninguna razón para que los tumben. Solo pedimos que hagan las reparaciones de las cosas viejas y ya”, comentó la inquilina, quien advierte a la Administración De Blasio que están comprometidos en su lucha y que no van a ceder un milímetro.

“De aquí no nos vamos. Yo llegue aquí cuando tenía 13 años. Aquí toditos nos quedamos. Aquí van a tener que cogerme presa o por el pelo, si quieren venir a demoler, porque yo no me voy. Todo lo que dicen son excusas, pero en realidad quieren sacar a nuestra gente, a los latinos y a los negros, para solo dejar a los ricos, como han estado haciendo alrededor. Como puede ser preservación de la renta asequible si van a mezclar con rentas privadas. Eso es embuste”, agregó la puertorriqueña quien vive en Fulton Houses hace 40 años.

Daniel Ramírez, quien vive en el sexto piso de uno de los edificios que se planean tumbar, también afirma estar en pie de lucha y mantiene la misma actitud.

“No vamos a permitir que vengan a destruirnos el edificio, solo porque a otros les den la gana. Somos 6 mil y pico de inquilinos aquí y quieren privatizar algunos apartamentos para luego poner la renta como les dé la gana. Esos planes de que quieren solo ayudarnos a los pobres, son mentira, mentira, mentira. Nos están engañando”, asegura el dominicano.

El padre de familia defiende que poner en marcha un proyecto de semejantes proporciones solo beneficiará a sectores adinerados de la ciudad.

“A nosotros que nos dejen tranquilos. Hasta el final vamos a dar la pelea. Lo vamos a hacer porque nosotros somos uno y vamos a llevar esto hasta las últimas consecuencias. Vamos a luchar hasta la muerte. Nadie nos va a sacar”, adviertó el inquilino. “Porque seamos pobres no vamos a permitir que nos pisoteen. De aquí no nos saca nadie. Solo nos sacan muertos”.

Desinformación sobre el plan

Y aunque la Ciudad advirtió que en el otoño próximo revelará más detalles sobre el plan, ha sido tal la desinformación que ha circulado, que hay quienes como doña Senaida Miranda, están convencidos de que en diciembre vendrán los primeros camiones para empezar las labores, hecho que todavía no está confirmado.

“Yo no me voy de este piso. De aquí nos sacan muertos, lo siento, pero en mi silla y todo, voy a pelear y hago lo que sea pero no me van a sacar fácil”, dijo la mujer de 77 años, asegurando que las autoridades de NYCHA ni otros funcionarios electos, como el concejal Corey Johnson quien representa el área, no se han reunido con ellos para escuchar sus preocupaciones y para echarles una mano.

“Por aquí Corey no ha venido y solo manda a gente de él, pero queremos que venga y nos ayude y si de verdad les preocupamos tanto como dice, pues que evite que este programa se dé, porque al final vamos a terminar perjudicados personas pobres y mayores”, agregó la puertorriqueña, quien considera que el plan no solo afectaría a las 72 familias que viven en los dos edificios en discordia sino a toda la comunidad.

Zenaida Miranda, Residentes de Fulton Housing en Chelsea no quieren que la ciudad tire abajo los edificios para acer lugar a mas edificacion en la zona.

A la inquilina le preocupa que en las nuevas torres que se planean construir se diga que solo el 30% de las viviendas se mantendrían como unidades asequibles. “El 70% que queda va a ser mucho y luego a los que saquen de aquí no los van a querer volver a entrar ahí”, dijo la abuela, refiriéndose a las intenciones de derribar los edificios no por razones estructurales y en asocio con el sector inmobiliario privado.

Asimismo, la organizadora y activista comunitaria Luz Concepción, más conocida como “Curly”, exigió que se respeten los derechos de familias enteras que han vivido años en Fulton Houses y manifestó que el plan de la Ciudad es el inicio de una amenaza a los más pobres a mayor escala.

“Es una cosa simple, la vivienda pública debe ser pública. Nosotros ya sabíamos que la Ciudad tenía intenciones de empezar a vender edificios de NYCHA para que los ricos hagan edificios de lujo y aunque lo negaban, con esto están demostrando que quieren empezar y no podemos permitirlo”, aseguró la líder comunal. “Si permitimos que tumben estos dos edificios aquí, luego van a seguir con otros más. Si de verdad les importamos tanto como dicen, mejor que busquen el dinero y nos hagan los arreglos y nos permitan vivir con dignidad”.

Denuncian represalias de NYCHA

Otra residente de Fulton Houses, quien se identificó solo como Charito, por temor a que NYCHA tome represalias, como según ella ya ha ello esa agencia contra otras personas que protestan, criticó que el plan de la Ciudad pretenda tapar huecos que son responsabilidad de la administración y que no deben cargar los residentes de vivienda pública.

“La razón de este programa es para recaudar fondos para arreglar otros proyectos, ósea que nosotros somos las víctimas de malos manejos de ellos en vez de sacar el dinero de otro lado”, dijo la mujer, quien denunció que la Ciudad y varios sectores han tratado de ensuciar el nombre del movimiento que los inquilinos han creado, asegurando que muchos ni siquiera viven allí.

“Han tratado de hacer de todo, pero nosotros tenemos más de 500 peticiones firmadas por los inquilinos, pidiendo que se detenga este programa. Eso es más de la mitad de la gente que vive aquí. No vamos a caer en su jueguito”, mencionó la líder comunitaria, quien advirtió también que luchará hasta el final. “No están pensando en la gente. Es simple, nosotros queremos que la vivienda pública se mantenga pública. El programa no es bueno para el futuro de la vivienda pública, punto”.

Algunos defienden el plan

Pero no todos están en desacuerdo con los planes. Miguel Acevedo, presidente de la Junta de Inquilinos de Fulton Houses, aseguró que aunque entiende el temor que hay entre los inquilinos ante algo nuevo, defendió las buenas intenciones de la Ciudad.

“Tenemos que ser realistas y como NYCHA no tiene dinero para hacer los arreglos que se necesitan, no tenemos otra opción”, dijo Acevedo, quien negó que no haya habido juntas de información y también negó que la gente vaya a perder sus viviendas. “Aquí llevamos meses haciendo juntas en mi oficina y les he explicado que no van a sacar a nadie, eso no va a ocurrir, pues creo en la palabra del Alcalde. Tampoco se van a subir los precios de las rentas de quienes viven ahora mismo aquí. Eso se va a mantener”.

Un vocero de la oficina del presidente del Concejo, Corey Johnson, manifestó que hasta ahora no hay un plan final ni aprobado sobre el futuro de Fulton Houses y pidió a los residentes que mantengan la calma.

Además anunció que se creará un grupo de trabajo especial que mirará la situación y el plan de la Ciudad para emitir recomendaciones, pero dejó en claro que no permitirán que nada sea perjudicial para los actuales inquilinos, como lo reiteró enérgicamente el propio presidente del Concejo Municipal.

“Este otoño, mis colegas en el gobierno y yo, estamos convocando a un grupo de trabajo basado en la comunidad, incluidos los residentes de Fulton y Elliot-Chelsea y Community Board 4, para elaborar un plan para abordar las necesidades de capital de estos desarrollos”, aseguró Johnson, lanzando duras críticas por la forma como han sido tratados los inquilinos. “Durante demasiado tiempo, los residentes de NYCHA han sido tratados como neoyorquinos de segunda clase, obligados a vivir en condiciones deficientes. Este status quo es inaceptable. Toda persona tiene derecho a viviendas seguras y limpias. Juntos, debemos encontrar una manera de recaudar fondos para arreglar estos desarrollos”.

Johnson dio su palabra a los residentes de Fulton Houses de que no permitirá que se apruebe un plan que vaya en contra de ellos.
Bajo ninguna circunstancia permitiremos que nadie sea desplazado o que se ponga en peligro su accesibilidad o la protección de los inquilinos. Pasar esa carga a las siguientes personas no es una opción. Eso es lo que ha llevado a NYCHA a la grave situación en la que se encuentra ahora”, aseguró el líder del Concejo. “Juntos, podemos y debemos levantarnos para enfrentar este desafío y garantizar la supervivencia de Fulton y Elliot-Chelsea Houses de NYCHA para las generaciones futuras”.

NYCHA aclara su postura

Entre tanto, NYCHA explicó que presentarán una propuesta más elaborada en el otoño para que los inquilinos tengan más información sobre los planes, pero advirtió que la única intención de la iniciativa es conseguir el financiamiento que se requiere para hacer renovaciones y reparaciones a esa comunidad.

“Esperamos que todos estén de acuerdo en que es esencial traer cientos de millones de dólares para preservar nuestro inventario de viviendas de NYCHA, al tiempo que se creen nuevas viviendas asequibles permanentes. Nuestro objetivo es asegurar la financiación muy necesaria y garantizar a los residentes de NYCHA que el plan definitivo realmente sirve sus necesidades”, aseguró Barbara Brancaccio, vocera de NYCHA, destacando que las necesidades económicas de Fulton Houses, Chelsea-Elliot y Chelsea Addittion son del orden de los $344 millones de dólares, que solo aumentarán si las reparaciones continúan sin ser realizadas.

La funcionaria negó que no haya existido comunicación con los inquilinos afectados y manifestó que han sostenido varios encuentros y que están prestos a seguir respondiendo inquietudes, incluso a través de internet.

“Durante los últimos cuatro meses, hemos llevado a cabo un compromiso sólido a través de siete reuniones con más de 300 residentes y miembros de la comunidad, y ya hemos realizado dos visitas de residentes a Ocean Bay Apartments, que es el primer desarrollo completo de RAD”, agregó Brancaccio. “Además, hemos realizado encuestas de puerta en puerta y hemos participado en eventos de la comunidad local para compartir información y responder preguntas”.

NYCHA defiende además que todos los ingresos generados con el proyecto se invertirán nuevamente en los desarrollos de vivienda pública del área.

Fulton Houses en cifras:

  • El complejo de Robert Fulton Houses está ubicado entre las calles 16 y 19 entre avenidas 8 y 9, en Chelsea.
  • 11 edificios componen el complejo de vivienda.
  • 945 apartamentos de vivienda pública hay en el proyecto.
  • 3 de los edificios son de 25 pisos.
  • 8 tienen seis pisos de altura.
  • 2 edificios, uno en la calle 16 y otro en la calle 19, serían demolidos para construir torres más altas con urbanizadores privados pero con 30% de unidades asequibles.
  • $344 millones de dólares son las necesidades económicas que requiere abordar las reparaciones en Fulton Houses, Chelsea-Elliot y Chelsea Addition.
  • $68 millones de dólares serían invertidos en repararciones de Fulton Houses.
  • 7 reuniones con los inquilinos en los últimos 4 meses asegura NYCHA que se han realizado para aclarar dudas.
  • 300 residentes de los complejos han asistido.
  • 2 visitas a los complejos de Ocean Bay Apartments, que es el primer complejo hecho a través de RAD se han conducido para que los inquilinos tengan una idea de cómo serían los nuevos edificios.