Los verdaderos ‘influencers’ a veces no llegan a fin de mes

En Nueva York y California los salarios de los maestros son más elevados pero el promedio del país en primaria es $58,230

Los verdaderos ‘influencers’ a veces no llegan a fin de mes
Los profesionales de preescolar que más ganan en el país cobran $55,000 anuales, los que menos solo $20,000. /Archivo
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY
Guia de Regalos

Jueves 5 de septiembre. Día de nervios matinales para los pequeños y de expectación, pero también deseado alivio, para los padres que dejarán a sus hijos en la puerta de la escuela pública. Dentro están las personas que junto con los padres son los más influyentes para la formación y futuro de los niños.

Los maestros son los verdaderos influencers, no atados a modas, campañas de mercadotecnia o contratos rentables, pero pese a lo crucial de su misión, dependiendo de dónde en el país impartan clases y a quien, pueden tener problemas para llegar a fin de mes.

Según la Oficina de Estadísticas Laborales y de acuerdo a las cifras registradas en mayo de 2018 el salario promedio anual de 1.4 millones de maestros de educación primaria en el país fue de $58,230 anuales. En esta estadística no se incluyen los maestros de educación especial que reciben cheques ligeramente mejores.

En áreas metropolitanas de estados como Nueva York, California, Oregon y Massachusetts el cheque promedio es el más elevado del país, más de $80,000 anuales, pero en lugares de Arizona, Idaho e incluso Florida lo más normal es que este apenas ronde los $39,000, algo que dependiendo de su situación familiar (otros ingresos y número de hijos) les deja muy cerca del umbral de la pobreza.

Los que menos ingresos tienen por este trabajo en el país son quienes se ocupan de los más pequeños, los niños de preescolar. El salario promedio anual no llega a los $30,000 y puesto que es promedio (el que está en la mitad de un conjunto de datos) no es extraño encontrar a maestros que apenas superan los $20,000 en esta ocupación en algunos estados.

Para muchos maestros, y tal y como revelaban hace unos meses dos economistas de Economic Policy Institute (EPI), encontrar otra ocupación con la que compaginar la enseñanza es vital. Emma García y Elaine Weiss explicaban, el 59% de los maestros tuvieron que añadir otras actividades a su jornada laboral para tener mayores ingresos.

Los de secundaria ganan algo más en EEUU, unos $60,000 como promedio. No obstante no es infrecuente que dependiendo de estados y cualificaciones se lleven menos de $40,000 a casa por su empleo.

Y parte de esos ingresos vuelven a la escuela. Según cifras del National Center for Education Statistics (NCES) nueve de cada 10 maestros usan dinero propio en material escolar que no les es reembolsado. De acuerdo con el EPI, como media en el país esta cantidad es de $459 anuales y en el estado de Nueva York la cifra es de $480.

Los esfuerzos de las PTA por cubrir con dinero de las familias los programas de formación extraescolar además de proveer de material escolar cuando este falta dependen mucho de la capacidad de financiación es estas asociaciones y en las zonas más deprimidas son los maestros los que más subsidian las escuelas. Según recuerda la EPI, en algunos distritos “los maestros son la primera línea de ayuda cuando se trata de las necesidades básicas de los niños”. “En las escuelas con altos niveles de pobreza, su contribución es más elevada”.