Nueva ley: obligatorio un minuto de silencio en las escuelas cada 11 de septiembre

La nueva generación de alumnos no había nacido cuando los ataques terroristas de 2001
Nueva ley: obligatorio un minuto de silencio en las escuelas cada 11 de septiembre
Memorial del 11S en las bases de las Torres Gemelas destruidas
Foto: ANDRÉS CORREA GUATARASMA

A partir de mañana, cada 11 de septiembre que sea día laboral se guardará un minuto de silencio en todas las escuelas de Nueva York, según un decreto firmado ayer por el gobernador Andrew Cuomo.

La ley exige hacer una pausa conmemorativa al comienzo del día escolar cada 11 de septiembre para alentar el diálogo y la educación en el aula entre una nueva generación de alumnos que no habían nacido cuando los ataques terroristas de 2001 arrasaron con el World Trade Center. También hubo muertos en El Pentágono en Washington y Pensilvania.

Con más de 3 mil muertos ese día y posteriormente, ha sido el peor ataque extranjero en suelo estadounidense en la historia.

“El 11 de septiembre fue uno de los períodos más oscuros en la historia de este estado y de esta nación, y se lo debemos a los que perdimos y a los innumerables héroes que corrieron hacia el peligro ese día y los días que siguieron para hacer todo lo posible para mantener su memoria viva ”, explicó Cuomo en su decreto.

“Al establecer este día anual de recuerdo y un breve momento de silencio en las escuelas públicas, ayudaremos a garantizar que nunca lo olvidemos, no sólo el dolor de ese momento sino el coraje, el sacrificio y la efusión de amor que definió nuestra respuesta”.

La ley fue patrocinada en la legislatura por el senador estatal Joseph Addabbo y la asambleísta Stacey Pheffer Amato, ambos Demócratas de Queens.

“Muy pronto no habrá estudiantes en el sistema nacional de escuelas públicas nacidos en el momento del 11 de septiembre”, dijo Amato a New York Post.

“Al ordenar un breve momento de reflexión silenciosa cada año, podemos asegurarnos de que las generaciones futuras comprendan mejor este día y su importancia en nuestra historia”.

Sólo 60% de las víctimas de ese día han sido identificadas. Y muchas más han fallecido o reportado enfermedades en años posteriores, a consecuencia de los hechos.