Para trabajar, ¿la sala o la oficina?

Ocasional o regularmente, el 25% de los trabajadores trabajaron desde su casa en 2018
Para trabajar, ¿la sala o la oficina?
Los latinos son los que menos trabajan desde sus casas./Shutterstock
Foto: Shutterstock

Uno de cada cuatro trabajadores no usa el subway, el bus o el carro para ir a la oficina todos los días. Su commute acaba en la sala de su apartamento, el despacho o lugar de trabajo que pueda tener en su casa o la zona de trabajo común que haya en el edificio en el que resida.

De acuerdo con las cifras del departamento de Trabajo entre 2017-2018  hasta 36 millones de empleados (el 25%) trabajaron, al menos ocasionalmente, desde su casa. Es más, un 15% tenían estipulados días en los que trabajar desde casa.

En 2007 el 19.9% de los trabajadores hacían parte o todo su trabajo desde el hogar y estos porcentajes han ido en aumento.

Son cifras que muestran una progresión al alza de una tendencia al trabajo remoto por distintos motivos, en distintas circunstancias y que coincide con la mejora de las tecnologías que permiten conectar al trabajador con su centro de trabajo. Normalmente son los gestores, la gente que trabaja en operaciones de negocios o financieras y profesionales en distintos sectores los que más suelen quedarse en casa a la hora de trabajar.

La mayoría de los que se quedan en casa lo hacen por preferencia personal aunque también hay muchas personas, un 23% que trabaja en casa para hacer lo que no le ha dado tiempo a terminar. El 22% lo hace para coordinar su vida laboral con sus necesidades domésticas o familiares. En el 16% de los casos, el trabajo requiere que la oficina esté en la casa.

Las mujeres suelen trabajar desde casa más para poder terminar el trabajo o coordinar necesidades personales o de familia. Los hombres suelen trabajar más en casa por preferencia personal. Y los que lo hacen, mayoritariamente son padres de menores de 18 años.

Los latinos son los que menos trabajaron desde casa según las estadísticas, solo el 13% lo hace. También son los que menos disfrutaron de un horario de trabajo flexible en el que puedan variar las horas de trabajo de acuerdo con su empleador. El 58% de los trabajadores puede convenir con su empleador en las horas de entrar y salir del trabajo pero entre los latinos este porcentaje baja al 50%.

Quienes trabajan en la construcción o minería no suelen tener trabajos flexibles y son sus empleadores quienes lo deciden y no siempre con más de una semana de adelanto.

En muchos de los contratos que se están ofreciendo a nuevos y cualificados empleados se está ofreciendo la flexibilidad de horario y la libertad de trabajar remoto como beneficios y forma de atraer talento, sobre todo el de los más jóvenes.

No obstante, según un estudio de la consultora PwC, no son solo los mileniales los que quieren más flexibilidad y la oportunidad de trabajar en otras horas distintas a las del 9-5.

“Un número significativo de empleados de todas las generaciones tienen interés en un trabajo con horario flexible, tanto como para desestimar un mejor sueldo o retrasar una promoción”. Según este informe, los trabajadores más jóvenes “ven que la productividad debe ser media por el resultado del trabajo no por las horas trabajadas en la oficina. El trabajo es una cosa no un lugar”.