Proponen ley para acabar con ruido de construcciones en las noches

La medida presentada en el Concejo Municipal surge luego que se han duplicado las quejas por el ruido de obras privadas
Proponen ley para acabar con ruido de construcciones en las noches
Carlina Rivera es la proponente de esta ley para rebajar los ruidos./Archivo
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Desde el 2010 y hasta el 2017 se duplicaron las quejas por ruidos en la noche provenientes de obras de construcción privada. La tendencia prácticamente sigue los pasos de la que existe en el Departamento de Edificios (DOB) a la hora de emitir permisos AHV (after hours variances) que habilitan a los constructores a trabajar fuera del horario laboral.

De los más de 31,500 concedidos en 2012 se han pasado a más de 67,600 en 2018.

Y es por esto que la concejal Carlina Rivera, junto a los concejales Keith Powers y Helen Rosenthal, han propuesto un proyecto de ley para que estos permisos sean excepcionales y se concedan de forma restringida con el propósito de que los vecinos de Nueva York puedan dormir sin los ruidos de construcción.

La propuesta que fue introducida en el Concejo Municipal este viernes exige que los AHV no se usen por más de tres días a la semana y un día durante el fin de semana. Además, incluso con este permiso del DOB no se podrá trabajar entre las 10.00 p.m. y las 6.00 a.m. en los días laborales de la semana y entre 6.00 p.m. y 8.00 p.m. los fines de semana a no ser que haya condiciones que no estén en mano de quien está al frente de la obra.

En el caso de que en la misma cuadra otra obra de construcción solicite permiso AHV, se tendrán que consolidar los que se concedan a distintos constructores en los mismos días.

En el comunicado en el que se informa de esta iniciativa se explica que muchas obras pueden hacerse durante las horas del día pero cuentan con estos permisos para reducir los plazos que dura una construcción en ser terminada.

Y es que las quejas del ruido por construcciones en horas de la noche van acompañadas del efectos del insomnio o el mal descanso que terminan afectado la salud. Hipertensión, enfermedades cardiovascuales y problemas cognitivos son algunos de los riesgos.

Rivera explicó que los permisos AHV se han dado como si fueran caramelos por parte del DOB para desarrolladores de bienes raíces cuando deberían ser concedidos solamente para trabajo en condiciones de emergencia. “Ningún desarrollador debe proponer un proyecto hecho más rápido de lo normal asumiendo que tendrá acceso a construir durante la noche”, explicó. “Es un abuso del sistema”, puntualiza la concejal.