Letras: Jaimito le acierta por casualidad

¿Qué es un pronombre? Tradicionalmente se definía como una palabra que reemplaza o sustituye un nombre
Letras: Jaimito le acierta por casualidad
Foto: Shutterstock

En la clase de español la maestra ve que Jaimito está distraído, como de costumbre, y le ordena de golpe: “¡A ver, Jaimito, dime dos pronombres!” El chico, sorprendido, responde “¿Quién? ¿Yo?” Y la maestra no tiene más remedio que felicitarlo.

El hecho es que el simpático personaje, sin saberlo, ha dicho dos pronombres que le permitieron salir del paso. ¿Y qué es un pronombre? Tradicionalmente se definía como una palabra que reemplaza o sustituye un nombre. Por ejemplo si yo digo “yo”, me refiero a mi nombre, Jorge, quien escribe esto.

El Diccionario de la Lengua Española (DLE) dice que es una clase de palabras que se emplean para referirse a personas, animales o cosas sin nombrarlos, entre ellos los dos pronombres de Jaimito, u otros como ella y esto. Y por cierto hay muchas clases de pronombres: demostrativos, exclamativos, indefinidos, indeterminados, interrogativos, personales, posesivos y relativos.

Pero no vamos a entrar en todas estas variantes sino referirnos a una característica fundamental de los pronombres. La Nueva Gramática básica de la lengua española (en la que hemos colaborado algunos miembros de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE)), sostiene que no es correcto considerar los pronombres personales de primera y segunda persona (yo, tú, nosotros) como sustitutos de los individuos que designan.

En cambio, aclara, son expresiones referenciales de sentido unívoco, aunque de referente variable. ¿Qué significa esto en lenguaje sencillo? Mejor con un ejemplo: Si en el 2000 yo decía “El papa actual”, me refería a Juan Pablo II. Si hoy, en 2019, digo “El papa actual”, me refiero a Francisco. La frase “El papa actual” es la misma e inequívoca, ya que no se refiere más que a una persona en un cargo. Pero su referente es distinto en los dos casos. Y seguramente será otro en el 2050. Por eso no hay que confundir significado con referente.

Y hablando de Jaimito, la maestra lo desafió a que escribiera tres pronombres en vez de dos. Y cuando auxiliado por otra niña de su clase escribió yo, tú, él, y la maestra le preguntó cómo había acertado, el chico señaló a la compañerita y respondió avergonzado: “Ella me lo dijo”. Y una vez más la maestra lo felicitó: ella, me y lo ¡son todos pronombres!

Jorge Ignacio Covarrubias es secretario general de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE).