Administración Trump extiende TPS para salvadoreños

La medida forma parte de una serie de acuerdos para reducir la inmigración de indocumentados

Administración Trump extiende TPS para salvadoreños
Activistas han defendido mantener el TPS.
Foto: ANDREW CABALLERO-REYNOLDS/AFP/Getty Images

La administración del presidente Donald Trump extendió hasta el 4 de enero de 2021 la validez del Estatus de Protección Temporal (TPS) para los salvadoreños, dándoles un año adicional para su proceso de repatriación, lo que significa que podrán dejar el país en 2022.

La medida forma parte de una serie de acuerdos con el gobierno de Nayib Bukele para detener la inmigración de indocumentados hacia los Estados Unidos, algo que han elogiado las autoridades estadounidenses.

“Estados Unidos espera con interés la cooperación continua de El Salvador para desarrollar la capacidad de asilo y el compromiso de detener la migración ilegal en la región”, indicó el Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

Esto beneficiará a casi 200,000 inmigrantes de ese país que están protegidos por el programa que tramita Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), aunque el impacto –según autoridades– sería para unas 250,000 personas, considerando a las familias.

“Una afluencia repentina de 250,000 personas a El Salvador podría provocar otra migración masiva a los Estados Unidos y revitalizar la crisis en la frontera sur”, indicó la Administración Trump como parte de la justificación para ampliar el programa. “Teniendo en cuenta estas preocupaciones, hemos decidido proporcionar tiempo adicional para elaborar ese plan”.

En su cuenta de Twitter, el presidente Bukele compartió un video donde aparece junto al Embajador de los Estados Unidos en El Salvador, Douglas Johnson, donde se destaca la ampliación del periodo que permite a los originarios de ese país obtener autorizaciones de empleo y evitar ser deportados.

“Decían que era imposible. Que el Gobierno Salvadoreño (sic) no podía hacer nada. Pero nosotros sabíamos que nuestros aliados no nos dejarían solos”, escribió Bukele, quien indicó que no informó antes sobre la ampliación, ya que continuaban las negociaciones, las cuales terminaron con la firma de un documento por parte del secretario interino Kevin McAleenan, el director interino USCIS, Ken Cuccinelli, y la ministra del Exterior, Alexandra Hill.

Los salvadoreños son el grupo más grande de inmigrantes protegidos con TPS, seguidos por Honduras con más de 57,000 y Haití con poco más de 46,000, según datos del Foro Nacional de Inmigración.

Agrega que los titulares de TPS de El Salvador, Honduras y Haití contribuyen anualmente con una suma combinada de $4,500 millones en salarios o ingresos salariales antes del impuesto al producto interno bruto, además de que sus contribuciones totales al sistema de Seguridad Social y Medicare se estiman en más de $6,900 millones durante una década.

El reporte apunta que los 88.5 por ciento de los originarios de El Salvador y Honduras protegidos con ese programa está trabajando, de los cuales el 94 por ciento son hombres y el 82 por ciento mujeres.

Las principales actividades a las que se dedican con construcción y pintura (23 por ciento), conducir y entregar a domicilio (13.7 por ciento), limpieza de edificios o casas (7.3 por ciento), jardinería (5.4 por ciento), restaurantes (3.9 por ciento) o empleados de tiendas (2.5 por ciento), en el caso de los hombres; mientras que las mujeres se concentran en la limpieza de edificios o casas (27.9 por ciento), cuidado de niños (6.6 por ciento), cocina (5.2 por ciento), fábrica de ropa (4 por ciento) y empleado de la tienda (3.8 por ciento).

“Los acuerdos de hoy ayudarán significativamente a los EEUU y a nuestros socios en El Salvador a enfrentar la migración ilegal y fortalecerán a toda la región”, destacó McAleenan. “Bajo la presidencia de Bukele, El Salvador ha demostrado ser un aliado cercano y confiable para los EEUU”.

Cuccinelli destacó el acuerdo como un “paso adelante para abordar las preocupaciones de seguridad de los extranjeros que ingresan a los EEUU”, así como desalentar la inmigración de indocumentados.

La canciller Hill defendió la firma al considerar que los más de 250,000 salvadoreños y sus familias “podrán continuar luchando por sus sueños” y afirmó que buscarán que haya una solución permanente, aunque no indicó cómo.

¿A cambio de qué?

La ampliación del TPS forma parte de varias acciones de EEUU en El Salvador para reducir la inmigración de indocumentados, así como perseguir a grupos criminales, acuerdos que ya se tienen con Honduras y Guatemala.

Para ello, bajo el “Acuerdo de Seguridad Fronteriza”, la Administración Trump desplegará funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) y de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) para asesorar a sus contrapartes de la policía nacional, seguridad fronteriza, inmigración y aduanas de El Salvador, a fin de que mejoren sus modelos de operacióny compartir mejores prácticas para apoyar las investigaciones penales, contrarrestar la trata de personas y el narcotráfico.

El “Programa de Intercambio de Datos Biométricos”, que consiste en el intercambio de datos personales de inmigrantes, a fin de “detectar irregularidades” y las acciones de organizaciones criminales o personas con antecedentes penales.

La oficina liderada por McAleena indicó que los acuerdos de este lunes son adicionales al “Acuerdo Cooperativo de Asilo”, firmado el 20 de septiembre de 2019, el cual obliga a El Salvador a recibir inmigrantes en su camino a los EEUU.