Familia de menor muerto tras golpiza de “bullies” en escuela de California demanda por $100 millones

El ataque mortal a Diego Stolz, quien tenía 13 años, fue grabado por otros estudiantes
Familia de menor muerto tras golpiza de “bullies” en escuela de California demanda por $100 millones
Diego tenía 13 años.
Foto: (Captura / ABC 7)

Los parientes de Diego Stolz, el joven que murió tras una paliza de unos “bullies” en una escuela de California, demandaron al centro de estudios por $100 millones de dólares.

El menor de 13 años fue golpeado por dos estudiantes en septiembre pasado en un incidente en Landmark Middle School de Moreno Valley que consta en videos de otros estudiantes.

Los atacantes, ambos de 13 años, que aparecen en el video dándole puñetazos a la víctima fueron arrestados y enfrentan cargos de homicidio.

Sin embargo, lo anterior no es suficiente para los parientes de Diego, quienes consideran que las autoridades escolares fueron negligentes en el manejo del caso.

El medio ABC 7 reportó este miércoles que los familiares denuncian que la institución tiene un historial de acoso estudiantil y que han fallado en su política “antibullying”.

La demanda, presentada contra el Distrito Escolar Unificado de Moreno Valley, argumenta que durante el año escolar 2018-2019, el alumno fue acosado verbalmente y físicamente en repetidas ocasiones, y que los hechos fueron denunciados a los administradores escolares sin que se tomaran las medidas correctivas pertinentes.

Cuatro días antes de su muerte, el joven – de acuerdo con el recurso legal– fue golpeado en el pecho por otros tres. Ese incidente fue directamente reportado a las autoridades por el menor y un maestro.

El asistente del principal, supuestamente, dijo que iban a hacerse cargos, y que, incluso, iban a cambiarle las clases a los “bullies” y suspenderlos.

Pero eso alegadamente no Eocurrió, de acuerdo con las declaraciones de Dave Ring, abogado de la familia.

En el ataque, el adolescente no solo recibió los golpes de los otros dos, sino que se golpeó en la cabeza con una columna.

Diego fue declarado con muerte cerebral y una máquina lo mantenía con vida.

“El nunca recobró la consciencia y nueve días después, se le retiró el soporte vital”, precisó el abogado. “Esto se pudo haber prevenido, si la escuela tomara el ‘bullying’ como algo serio”, argumentó.