Lance Armstrong no puede ni jugar ping pong pero es millonario gracias a Uber

Luego de confesar su dopaje, todo ha venido a menos, menos su fortuna debido a un golpe de suerte.
Lance Armstrong no puede ni jugar ping pong pero es millonario gracias a Uber
Lance Armstrong no podrá volver a participar competitivamente en ningún deporte olímpico.
Foto: Getty Images

La vida de Lance Armstrong dio un giro definitivo cuando confesó su dopaje en el programa de Oprah 2013 y de ahí, todo ha venido a menos en su vida deportiva y personal.

A Armstrong se le suspendió de cualquier competencia deportiva por el “pequeño detalle” de haber sacado ventaja de sus rivales durante años y por ello convertirse en el mejor ciclista de la historia… sin embargo, a él le parece poca cosa, al parecer:

Hoy no puedo hacer tiro con arco. No puedo jugar al bádminton. No me dejan ni jugar al ping-pong. Cuando todo esto ocurrió me expulsaron de todos los deportes olímpicos de por vida“, sentenció Lance.

A Armstrong se le retiraron todos sus títulos y evidentemente ha perdido muchísimo dinero, sin embargo, un golpe de suerte lo salvó de la ruina y de hecho lo mantiene bastante acomodado, gracias a que en 2009 invirtiera 100 mil dólares en un capital de riesgo en una naciente empresa: Uber.

En aquel entonces la empresa estaba valuada en 3.7 millones de dólares, hoy, tiene un valor de 76,000 millones.