400 grandes corporaciones redujeron al 11.3% sus taxes tras los recortes de Trump

91 empresas con beneficios no pagaron nada

400 grandes corporaciones redujeron al 11.3% sus taxes tras los recortes de Trump
La reforma fiscal fue una de las primeras victorias que el Congreso, con mayoría republicana, dio al presidente Donald Trump./Archivo
Foto: JIM LO SCALZO / EFE/EPA

Un total de 379 corporaciones con beneficios conocidas como las Fortune 500 (por ser las que más ingresos tienen) pagaron el año pasado una media del 11.3% de sus ganancias en impuestos. Las deducciones, rebajas fiscales, vacíos legales y subsidios permitidos por la ley redujeron la tasa tributaria casi a la mitad del 21% aplicable, según un estudio del Institute on Taxation and Economic Policy (ITEP).

La reforma tributaria aprobada por el Gobierno conservador de Donald Trump rebajó la tasa fiscal de las empresas del 35% al 21% pero de forma efectiva, y ya que se dejaron en la nueva ley una serie de recursos para rebajar más los impuestos, la tributación ha estado muy por debajo. El estudio que ha hecho esta organización a partir de las informaciones financieras de las propias empresas lleva a concluir a sus autores que estas empresas dejaron de pagar $73,900 millones. El estudio excluye las empresas que tuvieron pérdidas en vez de beneficios.

De estas empresas, 91 no pagaron ni esa media. No pagaron nada de sus ingresos en EEUU. Entre las que no mandaron el cheque al Tío Sam están Amazon, Chevron, Halliburton e IBM. Son 31 empresas más que el año anterior.

Otras empresas, en concreto 56, pagaron un máximo del 5%.

Banco de América, JPMorgan Chase, Wells Fargo, Amazon y Verizon fueron las empresas más beneficiadas por los subsidios fiscales en su declaración fiscal sobre los beneficios de 2018, se acuerdo a este informe. En total se beneficiaron de $16,000 millones en subsidios.

La menor contribución de las mayores empresas del país a las cuentas públicas coincide con un déficit presupuestario muy elevado, casi un billón de dólares (one trillion dollars) y que es muy inusual en tiempos de prolongado crecimiento económico.

Cuando hay déficits normalmente gana peso el discurso de los recortes en el papel del estado, algo que tiende a centrarse en programas y políticas sociales, algo que deja mucha huella cuando de la bonanza económica se pasa a la crisis. Además de rebajas también hay que emitir deuda.

Los conservadores argumentaron que la rebaja de la fiscalidad de las empresas era necesaria para el crecimiento económico y la contratación, algo que ya ocurría con una tasa fiscal más elevada dado que se estaba en un ciclo de crecimiento. El ciclo se ha mantenido y aunque la evolución económica del país está desacelerándose en cierta media, se sigue creando empleo.

No obstante y según un estudio de los economistas John Haltiwanger, Ron Jarmin y Javier Miranda, no son las grandes empresas las que más empleo crean sino las más pequeñas y en particular las que son pequeñas o medianas porque son start ups.

“Las startups suponen solo el 3% de empleo pero casi el 20% de la creación bruta de empleo”, explican.

Desde el ITEP se lamenta que la reforma fiscal no haya servido para evitar que las empresas más grandes y con beneficios más elevados puedan acogerse a deducciones, ayudas y vacíos normativos para reducir sus cuentas con las arcas públicas, que es lo que siempre se dijo que se quería hacer a cambio de rebajar el tipo fiscal.

De cara al futuro esta organización cree que el Congreso debería resolver provisiones de la ley como la depreciación acelerada, limitar el uso de opciones sobre acciones para reducir sus taxes por la vía de declararlos costos entre otras medidas que además proponen cambios en la tributación de los beneficios en el extranjero.