El rostro de un milagro tras una de las tragedias en el Subway más recordadas en 2019

El trabajador de la construcción hondureño, Jairo Torres, tras salvar la vida de una pequeña de 5 años de las garras de la muerte, comenta que "no se asume como un super héroe"

El trabajador de la construcción vino desde Honduras a NY hace 11 años.
El trabajador de la construcción vino desde Honduras a NY hace 11 años.
Foto: Fernando Martínez / Fernando Martínez

Era lunes cualquiera del pasado mes de septiembre. Jairo Torres, un inmigrante hondureño de 36 años, cumplía con su rutina de los últimos 10 años. Esperaba en la estación de Kingsgridge Road en El Bronx, para ir a su trabajo. Eran exactamente las 7:55 am. Solo minutos después, se convirtió en la mano que salvó una vida, en medio de una escena que todavía está en la memoria de muchos neoyorquinos.  

El destino lo llevó a convertirse en testigo y protagonista, de una de las escenas más dramáticas reseñadas este año que termina, en los cabezales de los medios de la Gran Manzana: Fernando Balbuena, de 45 años, decidió suicidarse, pero también arrastró a su hija de 5 años, a la línea 4 del Subway. La abrazó para lanzarse a la muerte, cuando el vagón se acercaba. Ella, por un verdadero milagro sobrevivió.

“No lo pensé dos veces. Escuché el estruendo del tren que frenaba, pero me lancé para ver si alguien estaba con vida”, cuenta Jairo.

En el primer momento, el cuerpo de la pequeña Ferni Balbuena, parecía inmóvil. Debajo de la parte delantera de la maquinaria del tren, con muy poca luz, Jairo logró ver que las manos de la estudiante se movían. Y con la ayuda del brazo solidario de un afroamericano, Antonyo Love, de 32 años, logró salvarla de las garras del tren.

“Me agaché y con la ayuda de otra persona, pudo salir. Lamentablemente su papá, sí estaba destrozado por las ruedas del tren. Pero ella gracias a Dios, hoy estará en estas navidades sana. Sin ninguna lesión”, exclama el trabajador de la construcción, quien vive con su familia en la Avenida Marion de El Bronx.

Era un día de clases del pasado otoño. Ferni estaba con su mochila porque su padre Fernando, la llevaría a la escuela esa mañana, a su segunda semana de actividades escolares. A pesar del impacto de la caída, la niña apenas sufrió unas pequeñas lesiones. A los minutos del cruento episodio, ya estaba caminando.

Jairo abraza a la pequeña Ferni, luego de meses de salvarle la vida.

“No me siento un super héroe”

A casi cuatro meses del incidente, cada vez que Jairo aborda la misma estación, no abandona el recuerdo de esos segundos de tensión, pero tampoco deja de recibir el reconocimiento de medios de comunicación. Incluso, fue galardonado por el Condado de El Bronx, como héroe de la Ciudad, junto con su compañero coincidencial de rescate.

Yo hoy no me siento un superhéroe. Para mi la mejor recompensa, es re confirmar que por lo menos una vez en la vida, puedes ser un instrumento de Dios para algo grande. En un segundo, en el lugar adecuado, para salvar una vida”, comentó el  trabajador centroamericano.

Por su parte, Niurka Caraballo, la madre de la niña, en medio de la tragedia y el milagro, dijo a medios locales que su esposo sufría de depresión, pero era una persona maravillosa: “un buen padre, un buen esposo” .

“Creo que estos son momentos que nos sirven también, para no juzgar a nadie por sus decisiones. No todo tiene explicación. Hay designios de Dios”, insiste Jairo.

El inmigrante quien trabaja a brazo partido, desde hace 11 años, cuando decidió migrar hacia la ciudad de Nueva York, comenta que no podrá nunca olvidar cuando el padre de Ferni, antes de aventarse al Subway, exclamó de manera serena:  “Ahí viene el tren, Dios te bendiga”.

Antonyo Love y Jairo Torres fueron reconocidos por el Condado de El Bronx.

Saltar a la muerte

Solamente en la víspera de esta Navidad tres incidentes, con saldo de igual número de fallecidos, se han registrado en las vías del sistema de transporte masivo de Nueva York, el más grande de Estados Unidos.

Las últimas estadísticas de 2018, a las cuales se tiene acceso, revelan que por año se reportan aproximadamente 900 situaciones en las cuales una persona cayó a las vías del Subway, o fue golpeada por un tren, al acercarse a la orilla en la plataforma.

Según esos datos mostrados por The New York Times, aunque en muchos casos se trató de intentos de suicidio, la mayoría fueron personas que saltaron a los rieles por diferentes razones y no precisamente por querer quitarse la vida.

Andy Byford, presidente de la Autoridad Metropolitana de Transporte de Nueva York (MTA), le indicó a ese diario que en Nueva York “tenemos más incidentes de personas en las vías, que en ningún otro lugar que haya trabajado”, en referencia a sus posiciones de comando en los sistemas de transporte de Londres, Sidney y Toronto.

Algunas de las principales razones por la cuales las personas bajan a los rieles, cuando no se trata de un intento de suicidio, es para recobrar algo que se les cayó, para orinar, por estar bajo los efectos del alcohol o drogas.

3 hechos reportados en Diciembre 

  • 2 de diciembre

Un hombre de 52 años fue declarado muerto en la escena tras saltar al tren R de la estación de la calle 45 en Sunset Park, Brooklyn. El hecho por ahora ha sido declarado como un aparente suicidio

  • 8 de diciembre

Dos mujeres, no identificadas, aparentemente en estado de ebriedad, dijeron testigos, cayeron en los rieles del tren A de la estación Broadway Junction en Brooklyn. Una de ellas resultó muerta de inmediato. Las jóvenes venían de una fiesta navideña cerca de las 12:20 a.m., según fuentes policiales.

  • 11 de diciembre de 2019

Un niño de 2 años se escapó de su madre y fue atropellado por un tren subterráneo en la estación de Fulton Street, del Bajo Manhattan, aseguraron  las autoridades y un testigo.

El niño, cuyo nombre no fue revelado, fue golpeado por un tren de la línea 2, justo después de las 5:35 p.m., dijeron las autoridades. El niño aparentemente perdió el equilibrio cuando el tren llegaba y quedó atrapado entre el tren y la plataforma.

“La madre bajaba las escaleras con tres bolsas”, dijo un testigo que estaba esperando en la plataforma cuando sucedió la tragedia.