Tenía fuerte dolor de estómago, lo operaron y los médicos encontraron consolador gigante

El video de la cirugía se hizo viral, lo cual enfureció al paciente, quien ha puesto una demanda al personal del hospital en donde fue operado
Tenía fuerte dolor de estómago, lo operaron y los médicos encontraron consolador gigante
El paciente calificó de poco éticos a los médicos por este video.
Foto: Captura de video

Hace unos días, en redes sociales, se hizo muy viral un video tomado por un médico cirujano que participó el pasado 31 de octubre en una operación realizada en el Hospital Mariinsky, en Rusia, a un hombre que ingresó al nosocomio por un fuerte dolor de estómago y que terminó en algo completamente surrealista.

Resulta ser que el paciente, tras practicarle una colostomía, tuvo que ser intervenido quirúrgicamente pues tenía una isquemia intestinal temporal, es decir, la falta de circulación sanguínea en este órgano.

Al momento de abrir, los médicos se sorprendieron al descubrir que la causa de la obstrucción era provocada, nada más y nada menos, que por ¡un consolador gigante!

Afortunadamente, con la cirugía, pudieron salvar la vida del paciente, el cual aún deberá continuar con un tratamiento para sanar por completo.

El paciente demandó a los médicos por su falta de ética

Recientemente, se ha sabido que el hombre al que le practicaron la cirugía ha puesto una demanda en contra del hospital y de los doctores, al considerar que no fueron éticos durante la cirugía por grabarla y sobretodo, por difundir el material en Internet sin su consentimiento.

Y no solo eso. Con el video se puede comprobar que también se violaron normas sanitarias, pues en él se ven a varias personas al interior del quirófano que no participaron en la cirugía.

El paciente exigió a la comisión del hospital ponga una estricta sanción a los cirujanos; los directivos del hospital aseguraron haber tomado cartas en el asunto.

Pese a todo, el hombre indicó que si su identidad aún se mantiene en secreto, no emprenderá acciones legales, ya que espera que su caso sirva de lección para muchas otras personas a las que les gusta practicar algún tipo de juego sexual extremo.

 

“Quiero advertir a todos que no se dejen llevar, que no cometan mis errores y entiendan claramente el límite”, indicó.