Quién dijo que el skateboarding es una pérdida de tiempo: esta es la casa del patinador mejor pagado del mundo

Nyjah Huston vive en una mansión en California con excelentes vistas del Pacífico.

El skater Nyjah Huston presentó su mansión en California para Architectural Digest.
El skater Nyjah Huston presentó su mansión en California para Architectural Digest.
Foto: Captura YouTube

Cuántos jóvenes no vemos en las calles encima de sus patinetas, andando a la escuela o simplemente invadiendo los parques practicando sus mejores movimientos y la primera palabra que se nos viene a la mente es que son “vagos”. Jamás nos pasaría por la cabeza que podrían ser tan buenos en lo que hacen que podrían alcanzar el éxito y ganar millones. El ejemplo es Nyjah Huston.

Mientras que muchos de nosotros aspiramos a comprar una casa por primera vez, preocupados por la economía o desesperanzados por algunas noticias sobre cuestiones inmobiliarias, al parecer para el fenómeno del skateboarding en Estados Unidos, patrocinado por Nike, no son temas que le quiten el sueño con su nueva mansión cerca de Laguna Beach, California.

La propiedad del skater tiene 5,300 pies cuadrados, 5 habitaciones y excelentes vistas del Pacífico. La vivienda cuenta con grandes ventanales de piso a techo, espacios amplios en color blanco que ha decorado con una mezcla de sobriedad y juventud con toques especiales con los trofeos que ha conseguido en su carrera.

“¡Oh, vaya, tengo la oportunidad de comprar este lugar ahora! Siempre me encantó el estilo, la interesante arquitectura moderna en el exterior y las vistas son increíbles”, confesó Huston a Architectural Digest, al señalar que descubrió que el precio de la casa de sus sueños había bajado.

Con ayuda del diseñador Stace King y su mamá, adecuó su hogar con toques de mármol y cuarzo de Los Ángeles y muebles de RH. Asimismo, integro mobiliario de madera y obras de arte para darle más variedad de color y estilo a las habitaciones.

El skater transformó una de las salas de estar en su sala de juegos con una mesa de billar negra, su propia sala de trofeos con todos los reconocimientos que ha conseguido y hasta en una de las paredes de su escalera de caracol al segundo nivel cuelgan los diseños favoritos para su tabla.

“Tengo solo 25 años, pero siento que ya he experimentado mucha vida”, dice la estrella del free style y, en un signo de madurez, concluyó: “todavía no he tenido una fiesta oficial en la casa, porque estoy tan obsesionado con eso que no quiero que se estropee nada, es muy gratificante vivir aquí”.