Republicanos enfrentan batalla con demócratas por reglas para ‘impeachment’ a Trump

El juez John Roberts preside el proceso de juicio político en el Senado
Republicanos enfrentan batalla con demócratas por reglas para ‘impeachment’ a Trump
El juez John Roberts presiden el proceso de juicio político en el Senado.
Foto: BRENDAN SMIALOWSKI/AFP / Getty Images

Aunque la semana pasada inició formalmente el proceso de juicio político al presidente Donald Trump, las audiencias más intensas en el Senado comenzaron este martes con una batalla entre republicanos y demócratas por las reglas impuestos por los primeros y la posible citación a testigo.

El líder de la mayoría, Mitch McConnell (Kentucky) defendió las reglas que dio a conocer este lunes, al considerar que marcarán un contraste con la “injusta” investigación de la Cámara de Representantes contra el mandatario estadounidense, acusado de abuso de poder y obstrucción al Congreso.

“Esta es la hoja de ruta justa para nuestro juicio”, dijo McConnell. “Este paso inicial ofrecerá una señal temprana a nuestro país… ¿Puede el Senado seguir cumpliendo nuestro propósito fundacional? ¿Podemos aún poner la justicia, incluso la imparcialidad y el precedente histórico por delante de las pasiones partidistas del momento?”.

McConnell dejó abierta la posibilidad de presentar enmiendas que permitan llamar a testigos, pero no lo consideró una prioridad, a diferencia del líder de la minoría, Chuck Schumer (Nueva York), quien argumenta que permitir testigos y documentos en el juicio del Senado ayudará a tomar una decisión sobre el futuro del presidente Trump.

“Algunos republicanos han dicho que el Senado no debe ir más allá del reporte de la Cámara, sin llama a testigos, pero la Constitución le otorga al Senado el poder exclusivo de juzgar. No solamente el poder de revisar”, dijo. “Los republicanos han llamado como un asunto político nuestra solicitud de testigos y documentos. Si buscar la verdad es político, entonces el partido republicano está en serios problemas”.

El presidente de la Corte Suprema, el juez John Roberts, preside el proceso de juicio político.

El principal abogado del presidente Trump para su defensa, Pat Cipollone, avaló las reglas sometidas por McConnell, al considerar que eran justas para proceder con el juicio.

“Apoyamos esta resolución. Es una forma justa de proceder con este juicio”, dijo. “Ya es hora de comenzar este procedimiento, y hoy estamos aquí para hacerlo”, expresó someramente, dejando tiempo para una intervención extra.

Por parte de los gerentes nombrados por la Cámara de Representantes, el demócrata Adam Schiff (California), pidió permitir presentar las pruebas necesarias, para tener un juicio justo, independientemente si el presidente Trump es hallado “inocente” o “culpable”.

“¿Por qué este juicio debería ser diferente a cualquier otro juicio? La respuesta corta es que no debería. Pero la resolución del líder McConnell le daría la vuelta al proceso del juicio”, consideró. “La resolución debería permitir a los gerentes de la Cámara llamar a sus testigos, y luego se debería permitir que el presidente haga lo mismo y cualquier testigo para refutar las acusaciones”.

La resolución de McConnel permitiría a los gerentes –que tienen una función de fiscales– presentar sus pruebas en 24 horas, mientras la defensa tendría el mismo periodo de tiempo a disposición. Los demócratas presionan para que se establezca llamar a testigos clave.

La segunda intervención de la defensa estuvo a cargo del abogado Jay Sekulow, quien cuestionó el motivo del juicio.

“¿Con qué estamos lidiando aquí? ¿Por una llamada telefónica?”, cuestionó. “Porque este partido, desde que el presidente fue jurado como mandatario lo quieren fuera”. Agregó que cuando la investigación contra el mandatario por la intervención de Rusia en las elecciones en 2016, entonces decidieron indagar sobre Ucrania.

Sobre la llamada, Sekulow se refiere a la conversación del presidente Trump con el mandatario de Ucrania, Volodymyr Zelensky, a quien habría pedido investigar al exvicepresidente Joe Biden y a su hijo Hunter.

El mandatario estadounidense, quien se encuentra en Davos, volvió a tuitear un mensaje recurrente: “¡Lean las transcripciones!”.

Cipollone retomó el micrófono y acusó que los representantes “no tienen caso” y calificó de “ridículas” las acusaciones contra el presidente Trump, a quien –afirmó– no se le permitió llamar testigos a su favor en la Cámara de Representantes.

El abogado también cuestionó a Schiff, presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara –que investigó al mandatario– sobre los documentos relacionados con el denunciante anónimo, quien es protegido por los demócratas.

“¿Dará el Sr. Schiff los documentos? Le pedimos documentos. Les pedimos documentos cuando, contrariamente a sus declaraciones anteriores, resultó que su personal estaba trabajando con el denunciante… Libérelos al público. Todavía estamos esperando”, expresó Cipollone.

La gerente Zoe Lofgren, también presionó para que se permita citar a testigos y solicitar documentos, rechazando que se pida al Senado que haga el trabajo que debió hacer la Cámara de Representantes.

Schiff dijo que los gerentes están listos para llamar a los testigos, incluido a John Bolton, exasesor de Seguridad Nacional del presidente Trump.

Schumer presiona

En un comunicado, el senador Schumer afirmó que los estadounidenses consideran injustas las reglas propuestas por McConnell.

“El público está entendiendo cuán injustas son las reglas de juicio (político= del senador McConnell y los senadores republicanos están comenzando a decirle que las cambie”, afirmó Schumer. “La verdadera prueba será si presionan al senador McConnell para que permita testigos y documentos”.

La principal presión de los demócratas es por citar a testigos y solicitar documentos a autoridades federales, los cuales son a la Casa Blanca, al Pentágono y a los departamento de Estado y Energía:

  • Los reportes de las conversaciones del presidente Trump con el presidente ucraniano Zelensky.
  • Los registros sobre las preocupaciones planteadas por los funcionarios del Consejo de Seguridad Nacional.
  • Documentos y memorandos sobre la congelación de $391 millones de dólares, ordenada por el presidente
  • Documentos y correos electrónicos sobre las discusiones entre funcionarios de la Casa Blanca para implementar y justificar el congelamiento de la ayuda militar a Ucrania.
  • Mensajes de texto y correos electrónicos intercambiados por los diplomáticos involucrados, incluyendo al secretario de Estado, Mike Pompeo, sobre Ucrania.
  • Al Departamento de Energía se le piden documentos sobre los contactos del entonces, Rick Perry, con funcionarios ucranianos.

La moción de Schumer por los documentos de la Casa Blanca fue rechazada con 53 votos contra 47.

Las correcciones de McConnell

Las correcciones a las que Schumer se refieren son apoyadas por la senadora republicana Susan Collins y otros de sus correligionarios, según varios reportes. La principal preocupación es el límite de tiempo de 24 horas por cada una de las partes en dos días. Esto se extendería a tres días.

El documento remitido por McConnell contiene cambios hechos a mano, incluidos ajustes a la sección de la resolución sobre pruebas, las cuales serán admitidas a menos que haya un voto en contra.