Hispano libre luego de 25 años preso por violación que no cometió en Nueva York

La policía realizó una investigación inadecuada sobre su caso en 1985
Hispano libre luego de 25 años preso por violación que no cometió en Nueva York
Rafael Ruiz quiere reconstruir su vida
Foto: DANIELE SELBY/INNOCENCE PROJECT / Cortesía

“Estoy buscando una esposa”, comentó ayer Rafael Ruiz, en medio de la euforia por haber limpiado finalmente su nombre tras pasar 25 años preso y 10 más en libertad condicional, sentenciado por una violación que no cometió.

Ruiz fue finalmente exonerado ayer y dijo que ahora está buscando una pareja para completar su felicidad.

El hombre de 60 años, residente de El Bronx (NYC), lloró de alegría cuando su condena por violación del año 1985 fue anulada y la acusación en su contra desestimada en un tribunal de Manhattan. Recibió la noticia rodeado de partidarios que vestían camisetas con una foto de él y la palabra “EXONERADO”.

“Es bueno ser libre… me siento agradable y feliz. Mi mente vuelve a funcionar, lentamente”, dijo a New York Post fuera de la Corte Suprema de Manhattan.

Ruiz fue acusado de un asalto sexual que ocurrió en East Harlem en 1984. Se le ofreció un acuerdo de culpabilidad con una sentencia de prisión de 1.5 a 3 años si admitía el crimen, pero Ruiz en cambio mantuvo su inocencia.

Fue a juicio, donde fue sentenciado a entre 8 ⅓ y 25 años de prisión, a pesar de que no coincidía con la descripción del atacante.

La víctima había dicho que había sido atacada por un conocido suyo llamado “Ronnie”, según Innocence Project (Proyecto Inocencia), una organización sin fines de lucro que luego asumió el caso de Ruiz.

Cumplió la condena completa, 25 años tras las rejas, antes de ser puesto en libertad condicional en 2009.

“Acudí a los tribunales y fui a juicio para demostrar mi inocencia, pero me trataron como si ya fuera culpable cuando entré allí”, dijo Ruiz, quien continuó luchando para limpiar su nombre por más de tres décadas.

Finalmente fue exonerado en base a evidencia descubierta recientemente durante una investigación conjunta por el Proyecto Inocencia y el Programa de Integridad de Convicción del Fiscal del Distrito de Manhattan.

Las pruebas de ADN del asalto sexual de la víctima “excluyeron a Ruiz como la fuente de todas las muestras analizadas”.

“La policía realizó una investigación inadecuada marcada por procedimientos de identificación indebidamente sugestivos”, dijo Seema Saifee, abogada del Proyecto Inocencia. “Esto llevó a la condena de un joven con recursos limitados que insistió valientemente en que era inocente”.

Varios miembros de la familia y amigos en el juzgado se unieron a Ruiz, donde ayer se les escuchó gritar: “¡Por fin libres!”