Gobierno de Trump “le saca el dedo medio” a los inmigrantes al promover a Julie Kirchner, según MALDEF

Nombrar a una activista xenófoba para velar por los inmigrantes es "a big fat orange middle finger", dijo Thomas A. Sáenz, presidente de MALDEF

Gobierno de Trump “le saca el dedo medio” a los inmigrantes al promover a Julie Kirchner, según MALDEF
Foto: Drew Angerer / Getty Images

Como una burla y un insulto, es como ha sido calificada la designación hecha por el gobierno del presidente Donald Trump al promover a Julie Kirchner para estar al frente de una oficina de reciente creación que se supone debe velar por los derechos civiles de los detenidos por inmigración.

Y es que Julie Kirchner tiene un largo historial como activista antiinmigrante al haber sido directora de la Federation for American Immigration Reform (FAIR), una organización xenófoba y vinculada con grupos de supremacistas blancos.

Para Thomas A. Sáenz, presidente del Fondo Mexicoamericano para la Defensa Legal y la Educación (MALDEF), poner a alguien que tiene una marcada ideología antiinmigrante a cargo de darle forma a la oficina que atenderá las quejas de los detenidos, es un insulto tan vulgar que equivale a “sacar el dedo”.

O como lo describe en su declaración en inglés: “Is a big fat orange middle finger to every immigrant in the world” (es un enorme dedo medio gordo anaranjado para todos los inmigrantes en el mundo), en referencia a la señal ofensiva que se hace con el puño cerrado y el dedo medio extendido, la cual estaría estaría haciendo el propio presidente Trump por el color de piel.

De acuerdo con Sáenz, Kirchner es tan competente y sensible para velar por los derechos civiles de los inmigrantes como lo es una piedra.

El fetiche de Trump

El lobo al cuidado de las ovejas

De acuerdo con un artículo periodístico de BuzzFeed News que cita un memorándum interno del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), tanto Julie Kirchner como Tracy Short, exasesora de la Oficina para el Control de Inmigración y Aduanas (ICE), serían las encargadas de establecer los lineamientos y planificar el funcionamiento de la nueva entidad del gobierno.

En diciembre del 2019 el Congreso de Estados Unidos ordenó al DHS crear la Oficina del Ombudsman para Detenciones de Inmigración como un organismo independiente para atender las denuncias sobre maltrato, abuso y condiciones inhumanas de los detenidos por Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) y de los encarcelados por ICE.

La Oficina del Ombudsman para ICE y CBP debería representar la figura de “defensor del pueblo” que investigue las quejas, supervise las condiciones en los centros de detención y asista a las víctimas.

“El ombudsman establecerá y administrará un proceso independiente, neutral y confidencial para recibir, investigar, resolver, corregir y proporcionar compensación en todas las denuncias”, refiere la iniciativa H.R. 1158.

La legislación también señala que la persona a cargo deberá ser un funcionario de alto ranto con experiencia en la aplicación de los derechos civiles, el cuidado y la custodia civil, así como de las leyes de inmigración.