ICE aumenta presión contra licencias para indocumentados en Nueva York

"No necesito que... Nueva York me diga dónde hay indocumentados, eso ya lo sé", afirma el director Albence
ICE aumenta presión contra licencias para indocumentados en Nueva York
Albence afirma que Nueva York es el más restrictivo.
Foto: Fox News / ice.gov

Vivimos un momento sin precedentes...

La crisis causada por el coronavirus nos ha puesto en pocos días en una situación que nadie podía imaginar. La amenaza a la salud de todos debe ser nuestra primera preocupación. Y después, las consecuencias sociales y económicas que ya están golpeando duramente a nuestra comunidad. Pero nuestro compromiso contigo y con todos nuestros lectores es más firme que nunca. Queremos informarte y ayudarte a tomar decisiones en tu día a día.

Producir este contenido que estás leyendo cuesta dinero.
El dinero que permite que los escritores, editores y demás personal de El Diario puedan mantener a sus familias.
Nosotros no cerramos nuestro contenido como hacen otros medios, porque queremos que todos puedan leerlo, también aquéllos que no puedan pagar una suscripción.

Pero sí pedimos a quienes puedan colaborar con nosotros que nos ayuden. Sólo toma un minuto y puedes aportar tan poco como $3.5 por mes (Sí, leíste bien SOLO $3.5 por mes). Hará un gran diferencia.

La oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) sumó a 17 agencias federales y estatales de aplicación de la ley en su batalla contra la Ley Luz Verde (“Green Light Act”) que permite otorgar licencias para indocumentados en Nueva York, acusando que la norma impide a oficiales de la aplicación de la ley realizar su trabajo en la prevención y atención de delitos.

Matthew Albence, director interino de ICE, criticó la ley al considerar que pone en riesgo a las comunidades, al no poder consultar información de licencias, direcciones de un sospechoso y tener acceso a sus fotografías.

“Eso hace menos efectiva las acciones de autoridades para realizar su trabajo… (La ley) fue hecha con objetivos políticos”, expresó. “Necesitamos esta información para hacer nuestro trabajo, independientemente de si el sujeto de nuestra investigación es un ciudadano estadounidense, un residente permanente legal o un extranjero ilegal”.

Defendió que los oficiales de ICE deberían poder consultar los datos como lo hace el FBI, la ATF o DEA.

Agregó que en el año fiscal 2019 oficiales de su agencia detuvo en Nueva York a más de 373 miembros de pandillas, confiscó casi 6,500 libras de narcóticos, realizó 149 arrestos de personas que cometieron delitos de explotación infantil y rescató o identificó a 105 víctimas de tráfico de personas o explotación infantil, además de conductores con DUI (manejar bajo influencia), enfatizando que ahora la información para ubicar a sospechosos es retenida por autoridades estatales.

“Esto no es sobre inmigración de indocumentados”, afirmó Albence en sesión de preguntas. “No necesito que el estado de Nueva York me diga dónde hay indocumentados, eso ya lo sé”.

Dijo que el objetivo es que oficiales de ICE pueden acceder a información de licencias cuando hay ataques que impliquen indagatorias federales, como el ataque a una sinagoga, ejemplificó.

“Ningún otro estado ha sido tan restrictivo como este… está solo”, afirmó. “Es el único estado que ha cortado al cien por ciento el acceso a la información”.

Albence dio una conferencia de prensa en la Oficina del Sheriff del Condado de Rensselaer en Troy, Nueva York, donde estuvieron líderes de la Asociación Nacional de Sheriffs, los jefes de Policía del Estado de Nueva York, la Asociación Federal de Oficiales de Aplicación de la Ley, la Asociación Benevolente de Sargentos de la Ciudad de Nueva York, el Ejecutivo del Condado de Rensselaer, el Sheriff del Condado de Rensselaer, la Orden Fraternal de Policía de Nueva York, la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) de Nueva York, el Fiscal Federal para el Distrito Oeste de Nueva York, entre otros.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) mantiene enfrentamientos políticos con el gobierno de Andrew Cuomo por la ley que beneficia a inmigrantes, la cual derivó en la decisión federal de cancelar el programa Global Entry y otros similares que facilitan a unos 170,000 viajeros neoyorquinos su cruce por aeropuertos estadounidenses.

La semana pasada, el presidente Donald Trump y Cuomo se reunieron en la Casa Blanca para hablar del tema y una posible “acceso limitado” a la base de datos de licencias, pero no hay una decisión final.

El secretario interino de Seguridad Nacional, Chad Wolf, adelantó que habrá más reuniones los próximos días, pero confió en que haya un acuerdo favorable para las autoridades migratorias.