Llévate todo lo que puedas en 5 segundos: El divertido reto propuesto por el dueño de una tienda en el Bronx para ayudar a los más necesitados

Ahmed Alwan es de ascendencia yemení y asegura estar contento de representar al Islam de buena manera, ayudando a los demás

En el corazón del Bronx se encuentra una pequeña tienda de comestibles que se ha vuelto viral en las redes sociales gracias al enorme corazón de su joven dueño llamado Ahmed Alwan, a quien se le ocurrió una forma muy novedosa para ayudar a quienes más lo necesitan.

A Ahmed se le ocurrió lanzar un reto entre sus clientes de más bajos recursos: llevarse todos los productos que puedan agarrar en 5 segundos y algunas décimas extras si resuelven un sencillo cálculo matemático.

“Este reto comenzó hace como una semana y media y está funcionando muy bien y la comunidad me está mostrando mucho aprecio de diferentes maneras”, dice Alwan a Efe, entre el ajetreo de clientes que salen y entran del local a primera hora de la mañana.

https://www.instagram.com/p/B8jlSAWnxiE

En los pocos momentos en que se lo permite la clientela, en su mayoría latinoamericanos y afroamericanos que a esas horas de la mañana parecen decantarse por comprar todo tipo de lotería y juegos de azar, Alwan cuenta que su concurso comenzó con la idea de “entretener, educar y ayudar a la gente al mismo tiempo”.

“Así que colgué la grabación de la primera prueba en la aplicación TikTok y funcionó, y el primer video fue visto como unas 12 millones de veces”, explica Alwan, estadounidense de origen yemení y que trabaja en la “bodega”, como se conoce en Nueva York a este tipo de pequeños supermercados, desde hace 7 años.

En TikTok ya ha subido una veintena de videos, que también se pueden ver en Instagram, y una media docena de ellos ha superado ya el millón de visionados.

En la primera grabación, Alwan, que quiere ser farmacéutico, le pregunta a un cliente “¿Cuánto es diez veces diez menos cincuenta?”. “Cincuenta”, contesta el improvisado concursante antes de lanzarse, primero por el gato, antes de que Alwan le recuerde que el felino no entra en el paquete, y después por una estantería llena de frutos secos y una pipa de agua.

Mientras el cliente se abalanza en busca de sus premios, el joven dependiente cuenta sin darse mucha prisa: “Cinco, cuatro, tres, dos, dos menos un cuarto, dos menos dos cuartos, dos menos tres cuartos, uno…”.

“La gente que elijo para jugar a este juego es gente que conozco desde hace tiempo, es gente necesitada”, la mayoría de las veces, dice Alwan, nacido en Búfalo, Estados Unidos.

“Tres veces tres, más veinte, menos cinco” o “sietes veces siete, más diez” son algunas de las preguntas que le hace a los afortunados compradores que se lanzan voraces a recoger su premio en la bodega “Lucky Candy”, mientras Alwan marca el ritmo con su lenta cuenta atrás.

View this post on Instagram

He tried to get rich in just 5 seconds. 🤑🤣#explore #worldstar @worldstar

A post shared by Ahmed Alwan (@_itsmedyy_) on

Bolsas de papa fritas, el periódico, algún dulce del mostrador, unos altavoces, unos auriculares o incluso $100 dólares de la caja registradora son algunos de los productos que se llevan los ganadores de este inusual y viral concurso.

Alwan asegura que su padre, el dueño de la tienda, ve bien lo que hace y precisa que el dinero de los productos lo paga de su bolsillo.

“Mi padre está contento, está muy contento de que represente el Islam de una buena manera y que muestre amor por la comunidad devolviéndole (lo que me ha dado) y me anima a seguir”, dice el joven que este día ha hecho el turno de la mañana, que va desde las seis hasta las doce del mediodía.

https://www.instagram.com/p/B8RsJb4HABu

La pequeña tienda, en la que se apila todo tipo de productos y donde también se sirve café, se llena de gente del barrio, trabajadores que entran y salen de la estación del metro, que corre a varios metros por encima de la calle, jubilados y estudiantes de un colegio cercano.

Su padre la abrió hace una década y Alwan compagina sus estudios en la universidad con el trabajo en el supermercado.

Asegura que algunos de los participantes en su juego, tras tomar todos los productos que fueron capaces en el tiempo que les dio, pidieron cambiarlos por dinero, a lo que accedió.

Comenta que para sufragar los costes del concurso y también para lanzar un nuevo proyecto con el fin de ayudar a los pobres del barrio, sobre todo a los que no tienen hogar, ha lanzado una campaña para recaudar fondos.

Y dada la recaudación lograda en tan solo once días, más de $8,500 dólares, parece que la viralidad de sus videos también le está saliendo rentable económicamente.