Chipotle readmite e indemniza a empleada despedida en NYC por tomar días de enfermedad

El Departamento de Protección de Consumidores y Trabajadores de la ciudad ha pactado una marcha atrás a la represalia laboral
Chipotle readmite e indemniza a empleada despedida en NYC por tomar días de enfermedad
La jefa de Reputación Corporativa de Chipotle Laurie Schalow dijo que esa cadena sigue la ley de días por enfermedad (Sick and Safe Leave Act).
Foto: Andrew Renneisen / Getty Images

Luisa Méndez tiene previsto volver a trabajar hoy miércoles en el mismo lugar del que fue despedida antes de que finalizara 2019, el restaurante de Chipotle de la calle 14 en Manhattan.

Su vuelta se pactó por la empresa y el Departamento de Protección de Consumidores y Trabajadores (DCWP) que ha considerado que esta mexicana fue despedida como represalia por tomarse días de enfermedad, algo que es ilegal de acuerdo a las leyes de la ciudad. La empresa no solo aceptará la vuelta de Méndez sino que además le dará el salario correspondiente por los días que estuvo enferma –y no se le abonó– además de $2,500 como compensación.

El martes aún esperaba la constancia escrita de su horario de trabajo y estaba motivada para volver. “Estoy un poco nerviosa por volver al trabajo pero también es un día de lucha porque trabajamos duramente y necesitamos mejor trato, que nos respeten las horas de enfermedad porque tenemos familias”, explicaba en conversación telefónica con El Diario.

Méndez, que llevaba apenas un año trabajando para Chipotle, explicaba que cuando entró en la empresa nadie le explicó oficialmente cuáles eran sus derechos. “Mi hija estaba embarazada y pregunté a una compañera cuánto tiempo de vacaciones tenía para poder estar con ella”, cuenta. La compañera le explicó algo que no sabía y es que tenía 36 horas de enfermedad por lo que no tenía que esperar para acumular vacaciones.

Además de su hija con embarazo de alto riesgo, el padre de Méndez vive con ella y este tiene problemas con una diabetes que a veces le deja muy comprometida la salud. Un viernes de octubre, al final de su turno su hija fue al hospital y ella pidió salir del trabajo para estar con ella. No le pusieron objeciones, tal y como narra a este diario. El fin de semana no trabajaba y el lunes tenía que recoger a su hija del hospital.

Y porque las dificultades nunca vienen solas, su padre sufrió dos paros cardiacos. Finalmente tras atender todas las emergencias en casa, ella misma terminó en el hospital. “Avisé al mánager pero no me contestó”.

En total faltó 16 horas al trabajo, “pero yo avisé”.

Días después de incorporarse le llamaron a la oficina para informarle que estaba despedida. “Me dijeron que a la compañía le afectaban mucho mis salidas y que no era responsable lo que hacía”, recuerda. Lo que también recuerda es que días antes había estado al frente de una protesta para demandar mejor trato por parte de la compañía, algo que se teme que diera lugar a la represalia.

Méndez es miembro de la 32BJ y en el sindicato le indicaron que la mejor vía de actuación era quejarse ante el DCWP. En enero registró su queja y el acuerdo con la empresa se alcanzó el pasado día 11 de febrero.

Este caso entró en una vía de resolución acelerada por parte del equipo legal de este departamento como dice su comisionada, Lorelei Salas. “Cuando se toman represalias por hacer valer los derechos es importante tomar acción rápidamente y que los trabajadores sepan que no se les puede hacer esto. Es importante que conozcan sus derechos”.

La ley de días por enfermedad pagados está aprobada desde 2014 y Salas especifica que esta legislación tiene como misión proteger a los trabajadores y sus familias que es lo que Luisa Méndez estaba haciendo.

Desde Chipotle, la jefa de reputación corporativa, Laurie Schalow, explicaba en un comunicado que han revisado “esta cuestión y como resultado van a devolverle su empleo con nosotros”.

Salas reconoce que estos son casos que son difíciles y que en muchas ocasiones se basan en lo que digan las partes. “Pero cuando se investiga no solo hacemos entrevistas, también se estudia que haya advertencias en el historial de un trabajador en caso de que se aduzca que no está trabajando bien, se buscan motivos y uno de los motivos de actuar rápido es que muchas veces hay contradicciones entre lo que se dice y lo que se hace por parte de la empresa”.

Salas dice que muchos despidos son producto de las represalias y ocurre a todos los niveles de empresa, grandes y pequeñas. “Hay empleadores que hacen todo lo que pueden por cumplir con la ley y documentan todo”, explica Salas que también cuenta que hay grandes cadenas e incluso oficinas de abogados que han despedido a sus empleados ilegalmente y como represalia por hacer valer sus derechos.

La comisionada afirma que muchos casos acaban con un acuerdo como el caso de Méndez y otros terminan en la Oficina de Audiencias y Juicios Administrativos (OATH, en sus siglas en inglés). “Es importante que sepan que vamos a estar con los trabajadores”, dice Salas que afirma que su departamento hace seguimiento de los acuerdos.

Salas reconoce que este tipo de problema ocurre más cuando los empleadores creen que no vana  sufrir consecuencias. Eso es algo que puede dar pie a que inmigrantes se sientan más vulnerables, especialmente si no tienen documentación. “Nosotros no preguntamos si se tiene o no documentación porque todos los trabajadores están protegidos por la ley laboral y no es relevante para el caso su estatus migratorio”.

Schalow dice que Chipotle sigue la ley de días por enfermedad (Sick and Safe Leave Act) “y comunica con los empleados como pueden pedir estos días adecuadamente”. “Chipotle está comprometido con sus esforzados trabajadores porque es lo que nos hace buenos”, añade. Esta directiva recuerda que hay un número de teléfono 800 anónimo a disposición de los empleados para que se puedan investigar las preocupaciones y responder rápidamente para hacer cambios.

Con todo, hasta 11 empleados de esta cadena tienen intención de interponer acciones ante el DCWP contra Chipotle por forzarles a trabajar mientras están enfermos y no darles días de enfermedad o despedirlos por tomarlos.

El sindicato 32BJ y la National Consumers League publicaron recientemente un informe en el que se revela que los mánagers de Chipotle violan la política de la empresa con respecto a trabajadores enfermos y disuaden o represalían a estos cuando se toman los días por enfermedad.

En este informe se afirma que se pagan bonus que incentivan a los mánagers a actuar así sugiriendo que la política de la empresa debe cambiar.

El DCWP tiene una investigación en las prácticas laborales de esta empresa en la ciudad. El pasado mes de septiembre interpuso una demanda contra cinco locales Chipotle en Brooklyn por violar la ley de Semana Laboral Justa que requiere horarios predecibles en el comercio y el sector de la comida rápida. En este caso también se verificó problemas con la ley de días de enfermedad. El caso está pendiente de resolución en la Oficina de Audiencias y Juicios Administrativos.

Días de salud

La ley de NYC de días por enfermedad, (Paid Safe and Sick Leave Law) establece que los empleadores con cinco o más empleados que trabajen más de 80 horas al año deben proveer días por enfermedad. Si tienen menos de cinco estos días no tienen por qué retribuirse.

Los empleados pueden usar esos días para sus propios problemas de salud, los de un familiar o para obtener cobertura en caso de ser víctima de violencia doméstica o acoso.

Cada 30 horas de trabajo se suma una hora de baja por enfermedad hasta 40 por cada año y se empieza a contar el primer día de trabajo del empleado. Esta horas se pueden empezar a usar 120 días después de empezar a trabajar.

Todos los empleados deben proveer información a sus empleados y si está traducido en otro idioma (y lo está al español) en la página del DCWP deben informar en el que sea el primero para el trabajador.