Nuevas licencias para vendedores ambulantes reciben apoyo desde Manhattan

El Community Board 2 pide al Concejo que apruebe una regulación que abra el sector
Nuevas licencias para vendedores ambulantes reciben apoyo desde Manhattan
Amanda Gonzalez. Habitantes de Queens opinan sobre proyecto de aumentar permisos de vendedores ambulantes.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

El Community Board 2 (CB2)de Manhattan quiere que el presidente del Concejo, Corey Johnson, dé el empujón necesario a la propuesta de ley, Intro 1116, para aumentar las licencia para vendedores ambulantes y actualizar buena parte de la situación alrededor de este sector de la economía local. Este Consejo ha adoptado una resolución con esta petición que considera que el actual sistema de licencias es “insostenible e injusto”

Este consejo en el que se escuchan las voces de los vecinos de Greenwich Village, West Village, South Village, NoHo, SoHo, Little Italy, NoLIta, y parte de Chinatown, ha tenido la oportunidad de oír de primera mano el testimonio de vendedores ambulantes y sus aliados por sacar adelante esta ley que fue propuesta en septiembre de 2018. Argumentos como los de los costos de miles de dólares por alquilar unas licencias que están limitadas desde 1983, el pilar económico que los vendedores ambulantes son para muchas familias y la venta en las calles como puerta de entrada a negocios para quien no tiene plata, se han escuchado durante dos meses por este consejo comunitario que hace oficial la necesidad del cambio.

La propuesta de ley, propuesta primariamente por la concejal Margaret Chin, crea una agencia para supervisar la venta ambulante “que responderá a las preocupaciones de los residentes y dueños de negocios que ya están impactados negativamente por los mecanismos de vigilancia actuales”, explica el chair del CB2, Carter Booth.

Intro 1116 acabaría con la lista de espera que hay para hacerse con los permisos que ya existen porque se emitirían unas 445 licencias anuales en 10 años. Además la norma establece la creación de la Oficina de Supervisión de Venta Ambulante y de un consejo consultivo que haga recomendaciones en el futuro.

Esta propuesta que está apoyada por 28 concejales además de la presidenta del condado de Manhattan, Gale Brewer, y el defensor del pueblo, Jumanee Williams. Mohamed Attia, director de Street Vendor Project en el Urban Justice Center defiende que la venta ambulante ha sido “una parte esencial del paisaje de la ciudad y el punto de partida de miles de empresarios”. Ahora este punto de partida está atado a las licencias ya concedidas y como Attia recuerda la mayor parte de quienes necesitan una son “inmigrantes y veteranos que no tienen recursos para empezar sus negocios en un local”.

La resolución del CB2 también recomienda la adopción de pautas para regular “el impacto medioambiental adverso de los vehículos y los carritos para asegurar un futuro sostenible para todos los negocios de preparación de comidas en NYC”.