Bancos de alimentos de Estados Unidos sufren para suplir la demanda

Millones de hogares han perdido los ingresos que les permiten comprar comida

Bancos de alimentos de Estados Unidos sufren para suplir la demanda
Entrega en un banco de alimentos en Anaheim, California.
Foto: ETIENNE LAURENT / EFE

Las largas filas en los bancos de alimentos de Estados Unidos describen a la perfección la crisis económica desatada por la pandemia del coronavirus.

Millones se han acercado a pie o en auto para recoger despensas que ayuden a amortiguar la situación en la cual han quedado después de perder el empleo o ver reducidos sus ingresos. El problema es que varios bancos de alimentos están sufriendo para cumplir con la demanda.

Línea de autos cercade un banco de alimentos en el sur de Florida.
Línea de autos cercade un banco de alimentos en el sur de Florida. EFE

“He estado haciendo este trabajo durante más de 20 años y nunca he visto algo así”, dijo al San Francisco Chronicle Leslie Bacho, Presidenta del Second Harvest of Silicon Valley Food Bank, que sirve a dos condados en el área de la Bahía de San Francisco. “Nuestra línea directa solía atender unas 180 llamadas al día; ahora hay 1,200 por día de personas que están desempleadas recientemente y están muy preocupadas. Hay tanta ansiedad en este momento”.

Relacionado: ¿Quiénes serían los primeros trabajadores no esenciales en regresar a sus empleos?

El caso de Second Harvest es uno de los tantos ejemplos de la crisis alimentaria que vive Estados Unidos.

“Creo que vamos a tener un aumento de 17.1 millones de personas [solicitando despensas] en los próximos seis meses”, dijo a MotherJones, Claire Babineaux-Fontenot, presidenta de Feeding America, una de las organizaciones de lucha contra el hambre más grandes de Estados Unidos.

Personas hacen línea para recibir despensa en Nueva York. Getty Images

En Nueva York, el epicentro mundial del coronavirus, las despensas han declarado estado de emergencia. El estado destinó $25 millones de dólares a los bancos de alimentos como respuesta a la situación. Líderes pidieron que el gobierno de la ciudad también aporte esa cantidad.

Relacionado: ONU advierte sobre una posible escasez de alimentos por la crisis del coronavirus

A la falta de fondos por la demanda se suma la necesidad de reclutar más voluntarios, algo difícil debido al temor de contagio. Algunos bancos de alimentos han cerrado debido a positivos de COVID-19.

La precaria situación de las despensas ocurre al tiempo que en la industria láctea se derrama voluntariamente miles de litros de leche ya que por los cierres de escuelas y miles de restaurantes no hay suficientes  compradores o puntos de distribución. Algo similar empieza ocurrir en el sector agrícola a medida que se rompe la cadena alimentaria.