Maduro pone al frente del petróleo de Venezuela a hombre buscado por la justicia de EEUU

Tareck El Aissami ha sido señalado por la Administración Trump como narcotraficante
Maduro pone al frente del petróleo de Venezuela a hombre buscado por la justicia de EEUU
Tareck El Aissami ha sido señalado por la Administración Trump como narcotraficante.
Foto: Rayner Peña / EFE

Tareck el Aissami, el vicepresidente económico del Gobierno de Venezuela sobre el que pesa una acusación por narcotráfico por parte de Estados Unidos, fue nombrado este lunes, además, ministro de Petróleo por el presidente Nicolás Maduro, para que reestructure y reorganice la cartera de Estado.

A principios de 2017, fue designado primer vicepresidente, cargo que ostentó hasta mediados de 2018, cuando fue sustituido por Delcy Rodríguez, para pasar a gestionar la vicepresidencia cconómica, que mantiene a la fecha y a la que se suma el nuevo nombramiento.

Desde el Ministerio de Petróleo, deberá “adoptar las medidas necesarias para garantizar la seguridad energética” del país y “proteger la industria ante la agresión multiforme externa e interna”, por mandato directo de Maduro.

El Aissami carga con las sanciones impuestas por EE.UU. en 2017, acusado de “desempeñar un papel significativo en el tráfico internacional de narcóticos”.

PREMIOS Y CASTIGOS

Un mes antes de recibir la confianza de Nicolás Maduro para gestionar la cartera del Petróleo, fue incluido en una lista que conforman 15 dirigentes venezolanos, entre ellos el propio presidente, a los que EE.UU. acusa de narcotráfico, lavado de dinero y terrorismo.

El Aissami, quien se define como “radicalmente chavista”, estuvo bajo el foco del Gobierno estadounidense desde la llegada de Donald Trump al poder, quien lo convirtió en el más alto cargo del Ejecutivo Venezolano sancionado en el año 2017.

Antes de ser vicepresidente del país caribeño, había sido ministro de Interior, bajo la Presidencia del fallecido Hugo Chávez (1999-2013), y gobernador del céntrico estado Aragua, respaldado por Maduro.

Y mientras saltaba de un cargo a otro, desde Norteamérica era señalado como “supervisor” y “poseedor” de envíos de más de 1,000 kilogramos de narcóticos desde Venezuela a México y Estados Unidos, bajo la protección del empresario venezolano Samark López, como su “testaferro”.

El político de 45 años, criminólogo de profesión, siempre se desvinculó de las acusaciones de EE. UU. y calificó de “miserable agresión” las sanciones económicas.

Lejos de sentirse ofendido, para El Aissami, las acciones de EE.UU. en su contra son un “reconocimiento” a su “condición de revolucionario antiimperialista”.

¿QUIÉN ES EL AISSAMI?

El funcionario proviene de una familia de origen sirio-libanesa asentada en el estado andino de Mérida, y su padre, Carlos el Aissami, fue militante de organizaciones de izquierda.

Tareck el Aissami, segundo de cinco hijos, se graduó con honores de criminólogo en la Universidad de Los Andes donde fue un reconocido líder estudiantil, lo que le abrió campo para mantenerse en el mundo político e ingresar más tarde a las filas del chavismo al que representó como diputado entre 2005 y 2007.

El Aissami -casado y con dos hijos- fue, para el presidente venezolano, Nicolás Maduro, el “mejor y más brillante ministro de Interior” que ha tenido la llamada revolución bolivariana.

Hombre de total confianza de Maduro, desempeñó tareas tan importantes como dictar decretos relacionados con traspasos presupuestarios, expropiaciones y el nombramiento de viceministros, entre otras.