¿Es malo comer pollo si al cortarlo descubres la enfermedad del músculo verde?

Es una enfermedad relacionada con las aves de mayor peso y que vivieron un episodio grave de aleteo
¿Es malo comer pollo si al cortarlo descubres la enfermedad del músculo verde?
Foto: RitaE / Pixabay

Probablemente poco o jamás has escuchado hablar sobre la enfermedad del músculo verde en la carne del pollo (GMD), pero es más común de lo que te imaginas en los pollos de engorde.

La miopatía pectoral profunda, llamada enfermedad del músculo verde no se detecta hasta que las aves se deshuesan. Por lo que si compró un pollo entero es probable que aparezca al ser cortado antes o después de ser cocinado entero y ser partido en la mesa.

Los músculos en el la pechuga lucen color verde y no debe confundirse con las pechugas de madera o con estrías blancas.

El problema está relacionado con las aves criadas con mayor peso.

¿Qué ocasiona la enfermedad?

La GMD puede ocurrir después de un episodio grave de aleteo o también de forma acumulativa.

Cuando el ave agita sus alas, el volumen muscular de los pectorales menores intenta aumentar pero no puede. El suministro de sangre se corta, y el resultado es una deficiencia de oxígeno que causa la muerte localizada de células y tejidos. El color es el resultado de la degradación de la hemoglobina y la mioglobina en la zona.

Son diversos los factores que pueden propiciar estos episodios, algunos los que menciona The Poultry Sitie son:

  • Intensidad de la luz en la granja
  • El número y la duración de las interrupciones de alimentación
  • Ruido excesivo que molesta a las aves (correr la cortadora de césped o cerdas cerca del gallinero).

¿Se puede comer el pollo con la enfermedad del músculo verde?

La Real Escuela de Avicultura señala que no hay agentes infecciosos involucrados ni preocupaciones de salud pública. Aunque resulta desagradable a la vista, no hay problema con comer el pollo.

Pollos cada vez más gordos en Estados Unidos

En Estados Unidos cada vez se engordan los pollos más rápido y con mayor tamaño. En 1950 los pollos en el mercado tenían una edad de 70 días y un peso de 3.08 libras. Mientras que en 2019 su edad es de 47 días y pesan el 6.32 libras, según cifras del National Chicken Council.

Estados Unidos tiene la industria de pollos de engorde más grande del mundo, tan solo en 2019, se produjeron más de 9.2 mil millones de pollos.