¿Por qué los refrescos light no son lo mejor para tu dieta?

Pueden provocar mayor deseo por los dulces hasta aumentar el riesgo de diabetes y enfermedad renal

¿Por qué los refrescos light no son lo mejor para tu dieta?
una lata de refresco puede tener más de 10 cucharaditas de azúcar.
Foto: Pxhere

Los refrescos light o bebidas de dieta son muy populares y elegidas por las personas que quieren consumir poco azúcar y calorías sin perderse de una bebida saborizada y burbujeante. Sin embargo, estas bebidas podrían no ser del todo favorecedoras.

Para tener un sabor dulce, los refrescos dietéticos usan edulcorantes artificiales, como la sacarina o el aspartamo, y algunas bebidas usan de origen natural, como el esteviol, que proviene de la planta Stevia.

Los edulcorantes no nutritivos no se convierten en calorías. El aspartamo, por ejemplo, no produce azúcares simples. Podría parecer bueno, pero dichos edulcorantes pueden alterar los procesos metabólicos saludables de otras maneras, específicamente en el intestino.

Hay un desajuste entre más es la diferencia entre la dulzura y el contenido calórico real.

Investigaciones sugieren que el consumo de refrescos de dieta se correlaciona con:

  • Afecciones cardíacas, como ataque cardíaco y presión arterial alta
  • Problemas metabólicos, como diabetes y obesidad
  • Afecciones cerebrales, como demencia y accidente cerebrovascular
  • Problemas hepáticos, que incluyen enfermedad del hígado graso no alcohólico

Riesgo de enfermedad renal crónica

Un estudio analizó las dietas de 15.368 personas y descubrió que en comparación con aquellos que consumieron menos de un vaso, las personas que bebieron más de siete vasos de refresco dietético por semana tenían casi el doble de riesgo de desarrollar enfermedad renal.

Crece anhelo de dulces

Los edulcorantes cambian la actividad cerebral, hay alteraciones en el procesamiento de recompensa del sabor dulce en individuos que consumen regularmente refrescos de dieta.

Puede tener como resultado que una persona anhele más dulces, incluidos los bocadillos dulces y más refrescos.

Con ello, las personas que consumen edulcorantes tienen un mayor riesgo de obesidad que las que no consumen estos productos.

Opciones

Si lo que buscas es un estimulante como la cafeína, prueba con café o té sin azúcar.

Cuando tu antojo sea dulce prueba leche o frutas dulces como mangos.

Si lo que deseas es una bebida burbujeante, prueba agua seltzer (carbonatada) sin sabor.