Hambre en Queens: filas de hasta 8 cuadras para buscar comida gratis

Familias de inmigrantes luchan por la pérdida de ingresos y la exclusión de la ayuda federal
Hambre en Queens: filas de hasta 8 cuadras para buscar comida gratis
Las filas en los bancos y comerdores de alimentos cada día lucen más largas. (Foto: Getty Images)
Foto: Bryan Thomas / Getty Images

Casi dos meses después de la pandemia, la tensión en algunas familias de NYC está en su punto más alto por la falta de ingresos: algunos no tienen forma de pagar el alquiler, e incluso comprar comida se les ha vuelto cuesta arriba, estresados además por el encierro y el estatus migratorio.

La demanda de asistencia alimentaria está aumentando a un ritmo extraordinario. Sin sorpresa, se han visto filas de hasta ocho cuadras a la espera de alimentos gratis en Queens, uno de los municipios más afectados por el coronavirus en EEUU y el mundo.

Una despensa de alimentos de la organización Elmcor, en Northern Boulevard (Corona), abre al mediodía los miércoles hasta las 4 p.m., o antes si se les acaba la comida. La semana pasada sirvieron al menos a 540 familias, destacó ABC News.

Un informe del Instituto Brookings advirtió que desde que comenzó la pandemia, 22.7% de las familias en EEUU no tienen suficiente dinero para alimentos, lo que representa un aumento del 11% desde 2018.

Y el 17% de los encuestados dijo que los niños en su hogar no comen lo suficiente porque sus padres no pueden pagar la comida que requieren.

Además, muchos en Queens son inmigrantes indocumentados, por lo que no reciben ayuda del gobierno federal.

Mientras tanto, los sindicatos, los defensores de los inmigrantes y concejales como Francisco Moya trabajan juntos para entregar alimentos a inmigrantes en Jackson Heights, Elmhurst y Corona.

“Para los trabajadores indocumentados sin red de seguridad o protecciones sindicales, la pérdida de empleo que ha acompañado a la pandemia de coronavirus ha significado una inseguridad alimentaria inmediata para ellos y sus familias, mientras que aquellos que continúan activos como trabajadores esenciales tienen un alto riesgo de exposición” a la enfermedad, resaltó Manuel Castro, Director Ejecutivo de New Immigrant Community Empowerment (NICE).

Λ