Leopardo buscaba devorar a puercoespín; mamífero roedor lo enfrenta de la forma más sutil

Una batalla que no ves todos los días...

Leopardo buscaba devorar a puercoespín; mamífero roedor lo enfrenta de la forma más sutil
Imagen ilustrativa de un leopardo.
Foto: Shutterstock

Un puercoespín logró alejar a un leopardo por medio de un sutil movimiento.

Los dos animales se enfrentaron en una pasiva batalla nocturna en la reserva de Katarniaghat, en Uttar Pradesh, India.

Un oficial del Servicio Forestal de India publicó el video del encontronazo el pasado 16 de mayo.

Las imágenes que se han popularizado en redes sociales muestran al felino cuando acecha al roedor en una carretera.

Como medida primaria, el mamífero roedor intenta alejarse. Lo anterior lejos de espantar al leopardo, hace que el felino redoble el ataque.

El depredador procede a esperar agazapado; pero cuando lanza el zarpazo, su rival se gira para darle la espalda. El puercoespín lo roza con sus espinas.

Ese movimiento basta para que el leopardo desista y se aleje.

Las espina de estos animales son su principal arma de defensa.

Un reporte de VIX detalla que estas afiladas partes cubren todo el cuerpo del roedor menos la cola y la cara. Cuando pierden alguna espina defendiéndose, enseguida es reemplazada por otra nueva.

Cuando los puercoespines nacen, las espinas son blandas, pero se endurecen en cuestión de horas. Después de los 6 meses, las crías están listas para sobrevivir por su cuenta y abandonan a su madre.

De acuerdo con información de National Geographic, el puercoespín es el más punzante de los roedores. Su nombre en latín significa “cerdo con púas”. En el mundo existen más de dos docenas de especies diferentes, todos con este elemento sobre su cuerpo.  Algunos especímenes pueden llegar a tener espinas de 30 centímetros de largo.

El artículo, además, destaca que los pinchos permanecen en posición horizontal mientras no perciben peligro. En el caso opuesto, los puercoespines las erizarán a modo de advertencia. En caso de otro animal acercarse y resultar herido por un puercoespín, el efecto de las púas puede ser muy doloroso, aparte de que éstas son  muy difíciles de sacar.