En este país, la infidelidad ya es legal

Durante años, los infieles habían sido castigados, incluso hasta con cárcel, lo cual era tema de debate
En este país, la infidelidad ya es legal
En 2002 se dictaminó en esta nación penas de cárcel a quienes tuvieran una relación extramarital.
Foto: Shutterstock

El Tribunal Constitucional de Taiwán dictaminó este viernes que las leyes que castigan el adulterio van contra la carta magna de la isla, que se convierte así en el último territorio de Asia Oriental en despenalizar las infidelidades.

La institución había determinado en 2002 que esa normativa era “esencial para proteger el matrimonio, el sistema familiar y el orden social” en una interpretación recurrida durante los últimos años por al menos 18 jueces y un hombre que fue condenado por ser infiel a su pareja.

El artículo 239 del Código Penal taiwanés castiga el adulterio con penas de hasta un año de prisión, siempre y cuando la víctima hubiese presentado una denuncia al respecto.

Asimismo, ese artículo estipula que la otra persona que hubiera participado de la aventura extramatrimonial debe recibir el mismo castigo que el adúltero.

Según la prensa local, recientes encuestas de opinión mostraban una amplia oposición al dictamen finalmente pronunciado por el Constitucional, que considera que el Estado no debe intervenir en conflictos maritales o en las relaciones y que se trata de una violación de la autonomía sexual.

La despenalización era una reclamación específica de los grupos pro derechos de las mujeres, que consideraban que era casi siempre la esposa y no el marido la que acababa siendo castigada bajo estas provisiones.

Además, en opinión de estos colectivos, la normativa no era efectiva a la hora de conseguir su principal propósito, el de proteger los matrimonios y fomentar la lealtad en su seno.

Taiwán era, hasta hoy, uno de los pocos países del mundo en los que todavía se perseguían penalmente las infidelidades, aunque en el continente siguen quedando otros como Filipinas o Indonesia que continúan haciéndolo.

En Asia Oriental, el último país en despenalizarlas fue Corea del Sur, que tomó tal decisión en 2015 tras 62 años, asegurando que se trataba de una infracción de los derechos a la privacidad y a la autonomía sexual.