“Rompí la cuarentena para tener sexo con dos hombres casados y no siento culpa por ello”

Tiene 32 años, vive sola y dice que necesita "contacto físico"
“Rompí la cuarentena para tener sexo con dos hombres casados y no siento culpa por ello”
La chica no pudo más con las restricciones del confinamiento.
Foto: Unsplash

Una joven que vive en Liverpool, identificada como Claire, confesó que su deseo sexual es tan apremiante que decidió ignorar las reglas de confinamiento en Reino Unido para reunirse con un par de amantes.

Rompió la cuarentena para tener sexo con dos hombres casados y no siente culpa por ello, reveló la chica a The Mirror. “Lo volvería a hacer, es una locura que el gobierno prohíba a las personas tener relaciones sexuales”, aseguró.

Y es que entre las restricciones que impuso el gobierno británico para detener la pandemia de coronavirus  se encuentran no tener sexo con personas con las que no se haya estado en cuarentena. “Vivo sola en un piso y necesito contacto humano. No voy a pasar el resto del verano sola. Tengo un alto deseo sexual y necesito contacto físico”, afirmó Claire.

La joven narró a la publicación que, antes de que iniciara el confinamiento, conoció a un hombre casado en un sitio de citas por internet y, aunque durante un mes mantuvieron viva la chispa a través de videollamadas y pequeños shows sexuales, decidieron que no podían esperar más. “Él vino a mi departamento para pasar una tarde de diversión. Fue explosivo porque había pasado mucho tiempo para los dos”.

Claire señala que se encuentran cada dos semanas para tener sexo y no se sienten mal por romper las reglas, “porque somos jóvenes, estamos en forma y no mostramos síntomas”.

El otro hombre con el que la chica divorciada tiene encuentros sexuales, es un joven casado que se separó de su esposa durante el confinamiento. Su primer contacto fue hace un mes y apenas se encontraron la semana pasada. “Nuevamente, el sexo fue increíble”, contó.

La joven manifiesta cierta desconfianza en torno a las medidas restrictivas que han tomado las autoridades en su país, pues “la mayoría de los jóvenes fuera de los grupos de alto riesgo tienen muy pocas posibilidades de enfermarse gravemente por COVID. Se nos pide que no tengamos sexo durante todo el verano para evitar un brote desagradable de gripe. Es una prohibición que la mayoría de la gente simplemente no puede cumplir”.