Mayoría de estadounidenses no dejan de buscar trabajo aunque reciban $600 semanales de seguro por desempleo

Resultados de estudio contradicen el argumento de la Administración Trump para oponerse a una extensión adicional de $600 semanales por desempleo

Mayoría de estadounidenses no dejan de buscar trabajo aunque reciban $600 semanales de seguro por desempleo
La emergencia por COVID-19 alteró la rutina laboral de millones de estadounidenses.
Foto: Shutterstock

Los resultados de un reciente estudio de Chicago Federal Reserve contradice los argumentos de la Administración de Donald Trump en el sentido de que la extensión semanal de $600 de seguro por desempleo no incentiva que las personas regresen a sus trabajos o busquen uno nuevo.

La evaluación arrojó que los beneficiarios del desempleo, en promedio, invierten unas 14 horas a la semana en la búsqueda de trabajo y envían más de 12 aplicaciones al mes.

Aquellos que utilizaron los beneficios pasan más de 12 horas a la semana buscando empleo y mandan unas nueve aplicaciones al mes, indica el informe.

“Los que están actualmente recibiendo los beneficios buscan empleo intensamente más de dos veces que los que agotaron los beneficios”, indican los investigadores de Chicago Fed.

La examinación, además, reveló que contrario al caso de los recipientes que han invertido el dinero, los que aún reciben los fondos no se inclinan por un empleo que les pague menos de lo que estaban ganando en el anterior.

Normalmente, los beneficios por desempleo duran seis meses, y, en promedio, se proveen pagos individuales equivalentes al 35 % de lo que cobraba la persona en salario semanalmente, agrega la entidad.

En el Congreso de Estados Unidos persisten las diferencias sobre la utilidad de aprobar una nueva extensión a esa ayuda, que quedará sin efecto a partir del 31 de julio.

Desde el 1 de agosto, los estadounidenses que perdieron sus trabajos durante la pandemia de coronavirus (muchos a inicios de marzo), continuarán recibiendo el pago aunque una cifra menor de la que les llegaba de $600.

La ampliación del beneficio se dio en virtud de la aprobación de “CARES Act”, que además dispuso cheques mínimos a individuos de $1,200 dólares.