El pulso desacelerado de Nueva York

El coronavirus rebaja las constantes vitales de una ciudad que se ha recuperado de crisis varias veces

El metro registra una caída de usuarios que en la última semana ha variado entre el 77.8% y el 84.6% sobre el mismo periodo del año anterior./archivo
El metro registra una caída de usuarios que en la última semana ha variado entre el 77.8% y el 84.6% sobre el mismo periodo del año anterior./archivo
Foto: JUSTIN LANE / EFE

El paso del coronavirus por la ciudad está dejando un dolor intenso por el elevado número de víctimas de la enfermedad y una profunda ansiedad entre quienes se levantan día a día con la realidad del desempleo, la falta de seguro médico, el alimento o la vivienda pese a las moratorias de desalojos.

Quienes aún tienen una cierta estabilidad no se libran de la incertidumbre de cuánto tiempo durará.

Y todo ello cambia y desacelera el pulso y la cara de una ciudad ya muy aquejada de fuertes desigualdades antes de la pandemia. El cuadro que ofrecen los datos que se conocen de la situación arroja la imagen de una herida muy profunda que va a precisar, como otras ciudades y estados del país, de una asistencia federal que, de momento, sigue encallada en el Senado por la mayoría republicana en esta cámara.

La vida cultural está prácticamente parada. Broadway no levantará el telón en lo que resta de 2020 y los cines aún están cerrados así como las salas de conciertos. Los restaurantes están en la calle y así estarán mientras dure el buen tiempo pero la demanda tiene que repuntar. El turismo está adormecido y con él muchas de las señas de identidad de la ciudad.

Nueva York se ha recuperado de muchas crisis. El Empire State Building se construyó cuando EEUU estaba ya lidiando contra la Gran Depresión y de la Gran Recesión la ciudad salió con más fuerza y antes que el resto del país aunque no con menos desigualdades.

A la espera de las mejores noticias, les dejamos algunos datos que dan cuenta del estado de la ciudad. Son los más recientes de la Oficina de Estadísticas Laborales, las contralorías del estado y de la ciudad de Nueva York, el Censo, MTA el Food Bank of NYC así como de organizaciones y empresas como CHIP, Zillow y Douglas Elliman.

14.2%

Es el porcentaje de personas desempleadas en el estado de Nueva York en mayo. En total hay 1,29 millones de personas sin trabajo cuando el año pasado, en el mismo mes eran apenas 345,000 los que tenían este problema, el 3.6%

La situación es peor en las zonas urbanas. En el área que engloba a la ciudad de Nueva York, Newark y Jersey City el desempleo afectaba al 15.3% de la población hace dos meses. Es la mayor caída del empleo en la lectura interanual en todo el país con mucha diferencia sobre el segundo, Los Angeles-Long Beach-Anaheim en California.

En la ciudad de Nueva York se han perdido más de 937,000 jobs, el 20% de su total anterior a la crisis, entre febrero y mayo. En todas las regiones del estado las caídas de empleo han estado por encima de la media del resto del país.

Se espera una relativa recuperación a medida de que lo peor de la crisis ha ido pasando y muchos condados han pasado ya a la última fase de apertura aunque no es  todavía el caso de la ciudad .

53%

Es decir, algo más de la mitad de los mayores de 18 de Nueva York viven en hogares en los que se han perdido ingresos por falta de empleo desde marzo. El porcentaje, a día 16 de junio, es muy negativo y lo es más si se ve en comparación con el resto del país en el que está en esa situación el 48%.

Es de esperar que la situación no mejore en el corto plazo o por lo menos los neoyorquinos no se hacen muchas ilusiones dado que muchos negocios tienen dificultades para retomar la actividad y los pagos que deben cuando la actividad sigue muy reducida en buena parte de la economía. De hecho, el 37% de los neoyorquinos anticipaban a mediados del mes pasado que alguien en su hogar perdiera un salario en las siguientes cuatro semanas.

Con el avance del coronavirus en 36 estados, lo más probable es que, lamentablemente, el porcentaje nacional suba. Lo deseable es que en Nueva York, mientras transita hacia la apertura, baje.

27%

Algo más de una de cada cuatro personas no ha pagado el alquiler o la cuota de la hipoteca y piensan que no van a poder hacerlo tampoco el mes que viene, según recogen cifras del Censo correspondientes a la tercera semana de junio. Según CHIP un grupo que representa a viviendas de renta estabilizada el 25% no paga desde marzo.

Las llamadas a la cancelación de la renta por parte de afectados y activistas se han respondido con moratorias de desalojos (judiciales) hasta el término de la pandemia gracias al Tenant Safe Harbor Act algo que es un alivio pasajero porque va a ser difícil ponerse al día con los gastos en circunstancias normales si no llega la ayuda federal. La situación puede complicarse aún más si no se da continuidad a la paga extraordinaria por desempleo de $600 semanales (que se suma a la estatal) y que vence a finales de este mes.

Para muchos de los pequeños caseros la situación es complicada porque tienen que pagar los impuestos de propiedad, seguir prestando servicios y en muchos casos pagar hipotecas.

3.67%

A juzgar por la cantidad de muebles y colchones que se ven diariamente por las calles de la ciudad cada vez más residentes están dejando la ciudad. El porcentaje de apartamentos vacíos ha pasado del 1.61% en junio del año pasado al 3.7% en el año de la pandemia.

Los precios de las rentas han empezado a bajar y las concesiones de los dueños (descuentos) han empezado a subir. Con todo, sigue siendo muy caro vivir en Nueva York y los precios medios de los apartamentos han bajado un 5% comparado con el año anterior en Manhattan.

Fuera de la ciudad, sin embargo hay mucha actividad y de hecho escaparse un fin de semana de la ciudad a un lugar que se pueda alquilar por días está al alcance de muy pocos bolsillos.

Curiosamente y  a pesar de la caída de los contratos de ventas, los precios de los inmuebles siguen aguantando y en general, no hay fuertes rebajas.

 

44%

El costo de la salud es elevado, se han perdido  seguros médicos al perderse empleos y muchas personas no han podido ir al médico debido a la emergencia por lo que entre mayo y junio el 44% de los adultos en el estado han retrasado las citas con el médico u otros proveedores de salud.

-78% y -44%

Son los mejores porcentajes de caída de pasajeros en los últimos siete días en el metro y el autobús respectivamente. En el caso de este último sistema de transporte público, la caída es menor en buena parte porque el servicio está siendo gratuito. Si hay algo que defina el movimiento de la ciudad es esto aunque por otro lado, las ventas de bicicletas se han disparado.

 

12%

En la segunda semana de junio este era el porcentaje de personas que en el estado no han tenido suficiente para comer. El Food Bank de NYC dice que han visto cómo se ha incrementado en un 50% el número de personas que han necesitado la ayuda de esta red de despensas y cocinas.

En todo el país el 10% de los adultos han tenido problemas a la hora de poner comida en la mesa, un mal porcentaje que empeora cuando se observan las diferencias raciales y por etnias. En el caso de los latinos este problema afecta al 14% de ellos y en el de los negros al 19%. En el estado de Nueva York, la contraloría no espera que la tendencia de estas dos comunidades sea distinta.

6

Meses o mas. Este es el tiempo que los dueños de pequeños negocios creen que se va a tardar en volver a la normalidad. En esta pandemia en la que cada día cuenta como meses, es algo que puede variar, máxime con el aumento de casos en el resto del país. Un 12% de los empresarios pequeños no creen que vaya a haber una vuelta a la normalidad.

Con la progresiva apertura, no obstante, se está volviendo a recontratar trabajadores. En mayo el 33% de los pequeños negocios seguían reduciendo sus plantillas. A finales de junio este porcentaje se quedó en menos de la mitad.

Para los pequeños negocios de la ciudad el pago de la renta se ha convertido en una de las razones por las que considerar la bancarrota y liquidación de los negocios. En este sentido, una de las propuestas de ley para estabilizar las rentas en buena parte de la ciudad durante 10 años y con la ayuda de arbitraje sigue parada y el programa del SBS, lanzado en 2018, para proveer de asistencia legal a negocios durante la renovación de sus contratos ha sido eliminado del presupuesto municipal para 2021.

Hasta 1,200 inquilinos comerciales se han beneficiado de esta representación gratis y ayudas en disputas ya que de otra manera no habrían podido contratar a abogados. El 74% de los asistidos eran empresarios no blancos. El 65% inmigrantes y el 51% mujeres.

 

500

Es el número de empresas certificadas de minorías (latinos, negros o asiáticos) y mujeres que cuestionan su supervivencia en los próximos seis meses en la ciudad teniendo el cash flow que tienen en sus manos. Es el 85% de todas las M/WBE.

La situación es más complicada para el 30% de ellas que no pueden estar a flote más de 30 días. El contralor de la ciudad dice que el 60% de las que compitieron por contratos relacionados con el COVID no han podido llegar a ningún sitio y solo 10 de ellas se han hecho con un contrato.

Las M/WBE (más del 50% de la empresa está en manos de un latino, negro o asiático o una mujer), una de las formas de integración de pequeños negocios, han recibido una mayor atención en los últimos años y antes de la pandemia se fijaron objetivos sustanciales de contratación tanto en la ciudad como en el estado y se había avanzado sobre ellos. Ahora queda un trabajo de reconstrucción.