6 alimentos antiinflamatorios que a su vez bajan los niveles de colesterol

Cuando los niveles de colesterol sobrepasan los límites saludables, la alimentación antiinflamatoria es el mejor aliado natural para regularlos y proteger la salud cardiovascular
6 alimentos antiinflamatorios que a su vez bajan los niveles de colesterol
Conoce los mejores alimentos para reducir el colesterol alto en la sangre.
Foto: shutterstock

En los últimos meses han salido a la luz todo tipo de tendencias de nutrición que se han posicionado como una fiel herramienta para ganar salud, prevenir enfermedades y vivir unos años más.

La alimentación antiinflamatoria se ha vuelto una de las pautas más valoradas, se asocia con grandes beneficios para reducir el riesgo de enfermedades cardíacas relacionadas con el colesterol alto. Lo que pocas personas saben es que la mayoría de las enfermedades crónicas y degenerativas, tienen origen en la inflamación. También es una condición que influye directamente en la oxidación del colesterol malo “LDL” circulante y se da lugar al proceso en el cual se acumulan depósitos de placa en los vasos sanguíneos, esto se relaciona con todo tipo de enfermedades cardiovasculares. 

Diversos médicos y especialistas en nutrición confirman la estrecha relación entre la alimentación, el colesterol y la salud cardíaca. Con base en ello se han establecido ciertas restricciones alimentarias que son de gran ayuda, entre las principales se encuentra evitar el consumo de grasas saturadas las cuales no solo se desencadenan en inflamación, una excesiva ingesta es una de las principales causas del colesterol y triglicéridos altos. 

La buena noticia es que existen productos que son el mejor aliado para equilibrar el colesterol y proteger la salud cardiovascular, son considerados alimentos antiinflamatorios y de gran poder terapéutico. Conoce 6 saludables alternativas que no puedes dejar de integrar en la dieta diaria. +

1. Frijoles negros

Las legumbres son uno de los grupos de alimentos más saludables que existen, son una extraordinaria fuente de proteínas de origen vegetal, vitaminas y minerales. Cuando se trata de regular el colesterol los frijoles negros y los guisantes de ojo negro resultan la mejor alternativa, esto se debe principalmente a su grandioso contenido en fibra que arrasa con los lípidos alojados en las arterias. También son alimentos con un buen poder antiinflamatorio y al ser proteínas de origen vegetal son un buen sustituto de las fuentes típicas de proteínas de origen animal, que tanto se relacionan con el colesterol alto y los problemas cardiovasculares. Para obtener sus beneficios se recomienda un consumo mínimo de 3 tazas por semana, también es importante evitar los productos comerciales que se destaquen por su alto contenido en sodio. Son una gran opción saciante, accesible y muy versátil. 

Frijoles negros. /Foto: Pxhere

2. Salsa de tomate

Diversos estudios han comprobado que las salsas de tomate y los tomates enlatados, son un gran aliado del colesterol. Esto se debe a que son una de las principales fuentes de licopeno fitoquímico, que es una sustancia que actúa como un poderoso antioxidante que tiene la capacidad de detener la oxidación del colesterol LDL y a la vez reducir la inflamación. Lo cierto es que la naturaleza nos ofrece una larga lista de alimentos naturales que son ricos en licopenos, como es el caso de la sandía, las fresas, la toronja, los albaricoques, la papaya, los pimientos y en general todo lo que sea rojo. Sin embargo la salsa y los tomates enlatados son productos que siempre se calientan y el calor aumenta su biodisponibilidad, esto hace que sean mucho mejor absorbidos por el organismo. De hecho las salsas, pastas y jugos de tomate enlatados aportan 5 veces más licopenos que sus versiones crudas.

Pasta en salsa de tomate.
Pasta en salsa de tomate. /Foto: Pixabay

3. Aceite de oliva

El aceite de oliva es oro líquido para la salud, es un alimento que no puede faltar en ninguna dieta saludable y medicinal. En algún momento se tuvo la creencia de catalogar a los productos “sin grasa” y “sin colesterol” como las mejores opciones de grasas saludables, sin embargo eso ha quedado en el olvido y ha sido en gran parte al estilo de vida que promueve la dieta mediterránea. de hecho se ha comprobado que elegir versiones de grasas saludables es una de las mejores herramientas en el control del colesterol. El aceite de oliva extra virgen es el tipo de aceite más recomendado y que se asocia con un gran poder antiinflamatorio, gracias a su contenido en un compuesto único llamado oleocantal.

aceite de oliva
Aceite de oliva. /Foto: Shutterstock

4. Té

No en vano el té es considerado una de las bebidas más consumidas en el mundo y es que es un tesoro medicinal, que ha formado parte de la medicina naturista y tradicional oriental. El té se asocia con grandes beneficios terapéuticos y en concreto las variantes de té negro y verde son un gran complemento en la dieta de personas con colesterol alto. Esto se debe a su alto contenido en fitoquímicos como es el caso de los flavonoles y las catequinas, los cuales son valorados por su increíble poder antiinflamatorio. De hecho existen estudios que han comprobado que el consumo habitual de té, bloquea las enzimas con las cuales se produce el colesterol. La recomendación para obtener realmente sus beneficios es consumir de 2 a 3 tazas al día, el té verde resulta una gran opción por su poder antioxidante y su menor contenido en cafeína. 

té verde
Té verde./Foto: Shutterstock

5. Nueces

La popularidad de las nueces ha crecido como espuma, en los últimos años se han vuelto un complemento fundamental en toda alimentación equilibrada y medicinal. Las nueces son un tesoro nutricional se destacan por su alto contenido en ácidos grasos insaturados, fibra, vitamina E y fitoesteroles, que son un tipo de antioxidante que se relaciona con extraordinarios beneficios antiinflamatorios. a la vez son una extraordinaria fuente de energía y ayudan a mejorar el rendimiento físico y mental. La recomendación es consumir entre 50-60 gramos al día, no sólo son un gran aliado de la salud cardiovascular, se asocian con beneficios para bajar de peso y mejoran el estado de ánimo. 

Nueces./Foto: Shutterstock

6. Pescados grasos

Es importante saber elegir las mejores fuentes de proteína para el organismo y sin lugar a dudas el pescado es la mejor opción. Los pescados de agua fría y grasos son de lo más nutritivos y se destacan por su alto contenido en ácidos grasos Omega 3, un tipo de grasa poliinsaturada que se asocia con grandes bondades para el corazón. Está comprobado que este tipo de ácidos grasos se relacionan con una significativa capacidad de reducir los altos niveles de triglicéridos en la sangre y también su consumo es ideal para combatir un entorno proinflamatorio, como sucede con el colesterol alto. La recomendación es seleccionar las variantes bajas en mercurio como el salmón, el atún enlatado, el bagre, las sardinas y las anchoas, consumirlos dos veces a la semana es perfecto. 

Salmón./Foto: Agencia Reforma